Jesulín de Ubrique, premiado por una peña taurina en Sanlúcar de Barrameda

El diestro lucía una venda en su mano izquierda, consecuencia de su cogida del viernes

Dice el refrán que quien siembra, recoge. Eso mismo es lo que le está ocurriendo a Jesulín de Ubrique, quien, tras dos décadas vistiéndose de traje de luces, no cesa de recibir premios y homenajes tras haber anunciado su despedida. Esta vez, ha sido la peña taurina José Luis Parada, en Sanlúcar de Barrameda, la que ha decidido rendir su particular homenaje al torero más mediático. Acompañado de su inseparable María José Campanario, el diestro acudió al salón de esta peña, una de las decanas de la provincia de Cádiz y cuya sede social se ubica en los bajos de la centenaria plaza de toros de Sanlúcar, bajo uno de los tendidos.

La venda de su última cogida
El matador, que lucía una venda en su mano izquierda, recibió el premio emocionado. El vendaje se debe a su última cogida, que se produjo el pasado viernes en la localidad lusa de Elvás, lugar donde puso el broche final a su temporada de despedida de los toros. 'Tiene un huesecillo de la mano roto y una rotura fibrilar en la rodilla. De la espalda de momento no se ha quejado', explicaba su esposa después del susto.

El torero explicaba hace unas semanas las razones de su retirada: 'No es lo mismo ir a tu aire que el que dependa de mí una familia'. 'Antes jugaba al toro y ahora me juego la vida de verdad. Antes me daba igual todo', declaraba el diestro, quien a partir de ahora se dedicará en cuerpo y alma a su ganadería -formada con vacas y sementales de Núñez del Cuvillo-.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más