Los Beckham y los Cruise, invitados VIP en el concierto de las Spice de Los Ángeles

Ambas familias bailaron al ritmo pop de la chicas picantes

Las chicas picantes volvieron esta semana al que consideran su segundo hogar, Los Ángeles, una ciudad en la que dos de ellas, Victoria Beckham y Mel B, tienen fijada su residencia. La ciudad americana las recibió con la misma expectación que Vancouver, aunque esta cita fue si cabe más emocionante que la primera ya que entre el público se encontraban algunos fans muy especiales. El futbolista David Beckham no quiso perderse la actuación de su esposa y asistió al recital acompañado de sus tres hijos, Romeo, Brooklin y Cruz.

Muy atento y cariñoso con los niños, David, que llevaba una camisa blanca y corbata y chaleco negros, les compró algodones de azúcar para que estuvieran entretenidos hasta que comenzara a sonar la música. No podían faltar en esta ocasión los mejores amigos de la pareja en Estados Unidos, Tom Cruise y Katie Holmes, que llevaron al espectáculo a la pequeña Suri -ya habían acudido como invitados a los ensayos previos a la gira de las "chicas picantes". Desde el palco VIP, abarrotado con las niñeras y los miembros de los equipo de seguridad, ambas familias, casi inseparables desde que viven en la misma ciudad, bailaron al ritmo de las canciones pop.

Una de las sorpresas de la noche llegó cuando sonaban los acordes del tema titulado Mama. Comenzó a proyectarse entonces un montaje de las artistas con sus hijos, momento en el que, en un gesto espontáneo, Victoria saludó a los suyos con la mano. Ellos le devolvieron el saludo provocando el delirio de los miles de fans que se agolpaban en el Staples Center, que les reconocieron al instante.

Días antes, la pareja aseguró en una entrevista que les gustaría ampliar la familia, aunque parece que el futbolista lo tiene más claro que su mujer. "Me encantaría tener dos hijos más. Siempre he querido una gran familia" comentó David. Victoria contestó de inmediato: "¡He tenido tres! Me encantaría tener más niños, pero siento que teniendo tres chicos, tan activos y con tantos amigos, ya no es una cuestión de ser padres o no, sino de poder controlar a la multitud" concluyó la artista.

Más sobre: