Nicole Richie celebra una 'Baby Shower' muy azul

Todo apunta a que el bebé que espera será un niño

Apenas quedan dos meses para que Nicole Richie de a luz a su primer hijo, por ello este fin de semana, sus familiares y amigos han querido rendirle una fiesta a la futura mamá. Esta fiesta, bautizada en América como Baby Shower, tuvo lugar en el hotel Beverly Hills y a ella acudieron alrededor de 90 invitados.

La organización de la fiesta corrió a cargo de la Mindy Weiss, conocida por ser la encargada de organizar las bodas de numerosas celebridades, así como numerosos eventos. Aunque en esta ocasión Mindy contó con la participación de la madre de Nicole, Brenda Harvey-Richie, y con las dos grandes amigas de la futura mamá Paris Hilton y Masha Gordon, quienes también quisieron aportar su granito de arena en la fiesta. Paris se encargó de organizar los juegos para las demás invitadas, aunque hace tan sólo unos días confesaba: "Honestamente no sé como se organiza una baby shower. Quizás encuentre un libro o algo para que me de ideas".

El libro del Mago de Oz como tema principal
Aunque todavía Nicole no ha dado a conocer el sexo de su bebé, los regalos que portaban los invitados a su llegada al hotel nos ofrecieron una pista. El azul y el blanco eran los colores predominantes en estos regalos y en la decoración de la fiesta, con lo cual, todo apunta a que el bebé que esperan es un niño. Muchos de los invitados eligieron la tienda NoMi en Los Ángeles para comprar sus regalos, entre ellos un par de zapatitos de niño y una camiseta con un gran muñeco en la parte delantera. Otros invitados prefirieron regalar a la futura mamá algunos libros sobre el cuidado y la educación del bebé, con el fin de que Nicole vaya montando a su futuro hijo su propia biblioteca.

El tema de la fiesta fue el Mago de Oz, el libro preferido de Nicole y así lo reflejaron las invitaciones que la futura mamá mandó a sus invitados. Nicole, no solo eligió el tema, sino también el menú que estuvo compuesto por: Sushi, langosta, pollo, fruta y tarta entre otros manjares. En cuanto a la música, los encargados fueron Superstar deejay y Samantha Ronson.

En la celebración, como es tradicional sólo había mujeres y no estuvo Joel Madden, el padre del bebé que nacerá a principios de año. La pareja quiere contraer matrimonio una vez que el niño haya llegado al mundo y según ha dado a conocer Paris: "Será una boda por todo lo alto".

Un bonito acto de caridad
Tanto Nicole Richie como su pareja, Joel Madden, han decidido donar los regalos de la Baby Shower a 100 familias necesitadas a través de la Fundación 'Los Ángeles Free Clinic'. "Es un gesto muy dulce. Con la pobreza que hay hoy en día, tener tantos regalos es algo derrochador, por ello es un gesto muy bonito entregarlos a familias que los necesitan mucho más que ellos" confesaba Rashida Jones, invitada a la fiesta.

Más sobre: