Boris Becker: 'Voy a solicitar la custodia de mi hija Anna'

La niña, de siete años, vive en Londres con su madre, la modelo Ángela Ermakova

La llegada al mundo de Anna no estuvo exenta de polémica. La niña nació de la relación de Boris Becker con la modelo rusa Ángela Ermakova, sólo siete meses después del nacimiento de Noah, el hijo menor de Becker y su, entonces esposa, Bárbara. El matrimonio se separó meses después del nacimiento de la niña.

Anna fue concebida en el armario de un restaurante minutos después de que sus padres se conocieran y Ángela tuvo que llegar a los tribunales para que Becker asumiera la paternidad. Antes de llegar a la resolución judicial, Ángela había dado a conocer todos los detalles del encuentro que se reflejaron en los medios de comunicación de todo el mundo.

Con todos estos antecedentes, sorprendía que años después Becker confesara mantener una buena relación con Anna. El ex tenista, que este mes cumplirá 40 años, quiere que Anna se críe con sus hermanos, como anuncia en una entrevista publicada hoy en la revista alemana Stern. "Tengo la custodia de mis hijos pero, desgraciadamente, no de mi hija. Creedme, voy a luchar por este derecho", asegura Boris Becker.

Y añade: "No es algo que haga por imagen o publicidad, lo hago por la familia Becker. Mi hija merece ver a sus hermanos y padre regularmente. Voy a solicitar la custodia de Anna". Anna vive en Londres con su madre mientras que Noah, de trece años, y Elias, de ocho, viven en Miami donde Becker pasa la mayor parte del tiempo. Sus hijos mayores le acompañan frecuentemente a torneos de golf o tenis y también a presentaciones. La pequeña, en cambio, sólo ve a su padre durante las vacaciones y a Boris le ha enfurecido que su madre permitiera que la niña trabajara como modelo en diversas ferias infantiles de Italia y Alemania.

La compañía cosmética alemana para la que la niña trabajó como imagen fue multada por utilizar a un menor y el dos veces campeón de Wimbledon explica así las circunstancias que vive la pequeña: "Tengo una niña que debe vivir con el hecho de tener un padre famoso y una madre que quiere convertirla en una pequeña celebridad. Vive situaciones que no ha elegido, esto no lo puedo cambiar pero sí tomarme en serio sus preocupaciones. Intento hacerle sentir que estoy cerca de ella, incluso si no lo estoy físicamente. A través del contacto que tengo con su madre, me preocupo de su educación y de su protección en la medida que puedo".

Más sobre: