Las pruebas determinan que los hermanos de Madeleine no fueron sedados por sus padres

Los McCann llevan intentado probar su inocencia desde que fueran declarados sospechosos oficiales de la desaparición de su hija y parece que han dado un paso más hacia su objetivo. Después de que la prensa insistiera en que Gerry y Kate habían sedado a sus hijos para poder ir a cenar con sus amigos la noche del 3 de mayo, las pruebas forenses han determinado que no es cierto. Este verano tomaron unas muestras capilares de los mellizos, Sean y Amelie, para ver si habían ingerido algún tipo de tranquilizante, y los resultados han dado negativo.

El jefe de la policía portuguesa, Alipio Ribeiro, ha declarado que tarde o temprano descubrirán la verdad y que el caso no quedará sin resolver. Además según ha informado el Daily Mail, en los próximos días se espera que sean llamados a declarar de nuevo los amigos de los McCann que cenaron con ellos la noche de la desaparición de Madeleine.

Pruebas contaminadas con ceniza
Respecto al rumbo de la investigación, fuentes cercanas han informado a la prensa británica de que el equipo de forenses que se encarga del caso ha descubierto ceniza en algunas pruebas recogidas en el apartamento de Praia da Luz. El 4 de mayo, un día después de la desaparición, varios testigos han afirmado que vieron a tres policías que estaban fumando mientras entraban y salían de la casa. Al parecer, algunas de estas pruebas han quedado inservibles después de ser contaminadas con las cenizas que tiraron sobre ellas los agentes.

La abuela de Maddie sale en defensa de su hija
Para los abuelos de Madeleine es muy duro lo que está sucediendo y fue un mal trago que los padres de la niña declarados sospechosos. "Kate se siente perseguida por algunos sectores de los medios de comunicación", dice su madre, Susan Healy. Además, cree que Kate es sospechosa porque tiene un aspecto poco maternal: "Si pesara otros doce kilos, tuviese más pecho y un aspecto más maternal, la gente sería más comprensiva". Susan ha confesado en una entrevista al diario The Sun que Kate está atormentada porque tiene visiones de Madeleine. "Kate no puede dormir bien, le pregunto si es porque los mellozos hacen ruido y ella me contesta que no, que es Madeleine. Ella siente su presencia. Es sobrecogedor", asegura Susan.

‘Tenemos esperanzas de que Maddie sea encontrada con vida’
Ellos no han perdido la esperanza de encontrar a su hija con vida, a pesar de que la pasada semana su portavoz, Clarence Mitchell, leyera un comunicado en el que decía que los McCann admitían por primera vez la posibilidad de que su hija esté muerta. Horas más tarde el padre de Madeleine lo desmintió en su página web y dijo que a pesar de que exista alguna posibilidad de que esté muerta, creen que no hay ninguna prueba que confirme que a la niña le hayan hecho daño, por lo que esperan esperan encontrarla con vida.

La nueva campaña ha costado más de 100.000 euros
En su intento por recuperar a su hija, Gerry y Kate han lanzado una nueva campaña de búsqueda. Les ha costado 117.000 euros, que han sacado de las donaciones que se hicieron a la Fundación Madeleine. Consta de varios vídeos que serán retransmitidos en las televisiones de medio mundo, carteles traducidos en 29 idiomas y varios póster para las paradas de autobús.

Más sobre

Regístrate para comentar