La despedida de solteros de Borja Thyssen y Blanca Cuesta

La pareja celebró la noche del viernes una cena para sus amigos y familiares más cercanos en un restaurante madrileño

Como 'aperitivo' de lo que sería la gran fiesta de su enlace matrimonial, Blanca Cuesta y Borja Thyssen celebraron el viernes noche en Madrid una cena para sus familiares y amigos más cercanos a modo de despedida de solteros. Al final, los invitados que les acompañaron la víspera de la celebración en el El Esquileo de Cabanillas, Segovia, fueron unos ochenta. El restaurante escogido por los novios -que se convirtieron el pasado martes en marido y mujer- fue el Negro de Anglona, en cuyas puertas se congregaron varios reporteros con la intención de poder captar alguna imagen o declaración de la pareja. En un momento de la noche, la mujer de Borja Thyssen se dejó ver unos segundos mientras salía del restaurante en dirección al coche que la esperaba. Con el pelo liso, una camiseta roja, 'barriguita' de seis meses y varias cuentas de perlas adornando su escote, sonrió a su paso por los ansiosos flashes. Su marido, con camisa negra, le seguía pocos centímetros detrás. Al día siguiente, sábado, la pareja, tras la polémica creada a raíz del anuncio de su boda y futura paternidad, celebró la fiesta de su boda en El Esquileo de Cabanillas, Segovia.

La pareja contrajo matrimonio esta semana en la iglesia parroquial del Santo Espíritu, en Tarrassa, en la más estricta intimidad. El enlace estaba fechado para el 13 de octubre, y el lugar elegido era el mismo de la celebración, El Esquileo. No obstante, los novios se vieron obligados a cambiar el lugar de la boda a última hora cuando el Obispado de Segovia se negó a dar su permiso para oficiar el enlace en capillas privadas. Borja y Blanca decidieron entonces casarse antes del día fijado y mantener la fecha del 13 de octubre para celebrar una gran fiesta, que logró reunir a más de un centenar de invitados y en la que Blanca volvió a vestirse de blanco, con un diseño de Manuel Mota. La madre de Blanca, Heidi Unkhoff, eligió para la ocasión un vestido largo de color beige adornado con un lazo marrón y chaqueta. El padre, Miguel Cuesta, lució chaqué oscuro. La madre de Borja, la baronesa Thyssen, finalmente no acudió a la celebración.

Más sobre

Regístrate para comentar