Borja Thyssen y Blanca: 'Esperamos que los días felices que están por venir no se vean empañados'

La pareja ha enviado un comunicado solicitando respeto para su intimidad y honor

Borja Thyssen y Blanca Cuesta han salido al paso de las molestas especulaciones de los últimos días. La pareja ha remitido un comunicado, firmado por los dos, en el que dicen: "Solicitamos que en el ejercicio de las libertades de información y expresión observemos el debido respeto a nuestra intimidad y honor".

Borja y Blanca añaden: "Queremos agradecer las muestras de cariño que estamos recibiendo y esperemos que los días felices que están por venir, nuestra boda y el próximo nacimiento de nuestro hijo, no se vean empañados". Por último, recalcan: "A la vista de la falta de veracidad de algunas de las últimas informaciones, cuyo contenido es altamente injurioso no dudaremos en recurrir al auxilio de la Justicia".

La pareja quería celebrar su boda religiosa el próximo 13 de octubre en el Rancho El Esquileo de Cabanillas. Sin embargo, desde el obispado de Segovia se anunciaba esta semana que no se permite la celebración de enlaces en capillas privadas. Borja y Blanca, que está embarazada de seis meses, han tenido que modificar sus planes si bien siguen adelante con su deseo de contraer matrimonio. El próximo día 12 celebrarán una despedida de solteros en el restaurante Negro de Anglona de Madrid y al día siguiente festejarán con su familia y amigos el enlace. Si madre e hijo no llegan a un acuerdo, la gran ausente será la Baronesa Thyssen que ha mostrado explícitamente su contrariedad por este matrimonio que considera precipitado, además de haber asegurado que no considera que la modelo catalana sea la mujer adecuada para su hijo. Estos días, los comentarios rizaban el rizo y se referían a unos supuestos SMS comprometidos de un teléfono móvil que la modelo habría perdido.

Más sobre: