La baronesa Thyssen y su hijo Borja, enfrentados por la boda con Blanca Cuesta

El enlace, que tendrá lugar el próximo 13 de octubre, sigue en marcha y Carmen ha asegurado que no asistirá a la boda de su hijo

Cuando faltan veinte días para la celebración de la boda de Borja Thyssen y Blanca Cuesta, la armonía familiar que debería preceder al enlace parece brillar por su ausencia. La modelo catalana, embarazada de seis meses, ultima con el diseñador Manuel Mota, director creativo de Pronovias, su traje de novia, blanco y de corte imperio para realzar la figura de Blanca cuando está esperando su primer hijo.

En la finca El esquileo, en Segovia, está todo preparado para acoger la ceremonia religiosa y el posterior banquete nupcial. En esta finca, celebraron también su boda Laura Ponte y Beltrán Gómez-Acebo. Ellos, en cambio, celebraron la ceremonia religiosa en la iglesia de La Granja y después, con sus invitados, se trasladaron a El Esquileo donde tuvo lugar el banquete. Todo a punto para un día muy feliz que podría no serlo tanto ya que la madre del novio tiene decidido no asistir.

Blanca y Borja celebrarán su boda con doscientos invitados y con una señalada ausencia, la de la baronesa Thyssen. Carmen Cervera no ha dudado en afirmar que está en contra de esta boda y que no piensa asistir al enlace de su hijo. La semana pasada, afirmaba: "Ella le lleva bastante más años que él, empezaron a salir cuando él tenía 17 años y era menor. Borja era un chico monísimo, elegante. Ella no le ha ayudado a ser un hombre y en su lugar le ha puesto a hacer pesas, a hacerse tatuajes y a raparse el pelo al cero. Ella tiene una mentalidad distinta a la que yo eduqué en mi hijo. He intentado ser amiga de ella durante todos estos años y no me ha hecho caso". El enfrentamiento ha dañado la relación entre madre e hijo que han estado siempre especialmente unidos.

La familia de Blanca, en cambio, no ha querido hacer comentarios sobre esta sorprendente decisión. Cada vez que se pregunta a los padres de Blanca, Miguel y Heidi, aseguran que ellos no tienen nada que decir y que son su hija y su futuro yerno los únicos que pueden hablar del tema. Ellos, en una entrevista concedida a la revista ¡HOLA! confiaban en que la Baronesa asistiera a su boda que, vaya o no vaya la madre del novio, continuará llevándose a cabo.

Más sobre

Regístrate para comentar