Dos turistas dicen haber visto a Madeleine en Marruecos días después de su desaparición

Según uno de los testigos, la pequeña iba de la mano de un hombre y parecía triste

El ‘caso Madeleine’ sigue ocupando las páginas de la actualidad. Si bien la semana pasada los padres de la pequeña, Kate y Gerry McCann, eran los principales sospechosos de haber asesinado a Madeleine, la investigación vuelve a dar un giro de 180 grados. Ahora, toda la atención de las policías portuguesa y británica se centra en Marruecos, donde, según han informado varios diarios británicos, dos testigos afirmaron ver a la niña desaparecida.

Fue un ciudadano británico quien, tras regresar de sus vacaciones, se dirigió a la policía del Reino Unido para informarles de que había visto a la niña el 4 de mayo en el hotel Ibis de la ciudad de Marrakech, donde se encontraba veraneando. Estas declaraciones tomaron fuerza para la policía marroquí cuando un segundo testigo afirmó que también había visto a la pequeña McCann. Esta vez, era Mari Pollard, una mujer noruega residente en España, quien aseguró haber visto, el día 9 del mismo mes, a Madeleine en una estación de servicio cercana al hotel donde el primero de los testigos la había visto. ‘La niña parecía triste e iba de la mano de un hombre, al que le pidió, en un perfecto inglés, si podía ver a su madre’, según informó Pollard. Si se toman como referencia estas dos fechas, Maddie habría sido vista entre uno y seis días después de su desaparición.

Gerry McCann podría haberse cruzado con el secuestrador de su hija
En los últimos días, se han hecho públicas unas confesiones que los padres de Madeleine hicieron a algunos de sus amigos más íntimos. Gerry y Kate McCann se muestran convencidos de que alguien había estado observando a la niña durante sus vacaciones en Praia da Luz los días antes de su desaparición. Además, el padre ha revelado que la última vez que fue a ver a sus hijos sintió pasos en el interior de la casa. Él sostiene que el secuestrador ya estaba dentro del edificio y que permaneció escondido, o bien en el baño, o bien en el dormitorio de la pareja, hasta que los niños se quedaron solos. Maddie desapareció de la habitación que compartía con sus dos hermanos gemelos mientras sus padres cenaban en un restaurante.

Más sobre: