El matrimonio McCann estaría dispuesto a someterse a un detector de mentiras

Tras inspeccionar un crematorio de animales, la busqueda de Madeleine se centrará en el mar

El que ya podríamos calificar como ‘Caso McCann’ en vez de cómo ‘Caso Maddeleine’ acaba de dar una vuelta más. Cuando se cumplen 141 días de su desaparición, y tras presentar en sociedad a su nuevo portavoz, Clarence Mitchell, la investigación del caso se centra de nuevo en la hipótesis del secuestro. Este jueves la policía lusa interrogó a un terrorista convicto sobre la desaparición de ‘Maddie’ y la relación que éste tenía con los padres. Ef Hoos, que así es como se llama el terrorista holandés de 61 años, posee entre uno de sus negocios, el primero es ganarse la vida como prestamista, un crematorio de animales a 25 kilómetros del lugar donde desapareció la pequeña.

Ef, que se mudó a Portugal tras cumplir condena en Holanda por una serie de atentados, ha afirmado: "La policía me dijo que sabían que había hablado con los padres, no es verdad. Sé todo lo que entra en mi crematorio, y conozco los nombres de la gente. Ahora los agentes quieren ver mi lista de clientes". Este interrogatorio que fue acompañado de una inspección exhaustiva del recinto, viene precedido de la decisión del fiscal encargado del caso, Luis Bilro Verao, quien considera que no hay pruebas suficientes que justifiquen volver a interrogar de nuevo a la pareja.

Se continuará con la búsqueda
A parte de esto, Gerry y Kate McCann, continúan con la labor de limpiar su imagen, por ello y según afirma una amigo de la familia: "Si la policía les pidiera someterse a un detector de mentiras, lo harían". El matrimonio no recibirá por el momento ninguna medida cautelar más, tan sólo las que ya tenían impuestas y que consistían en la obligación de informar sobre ausencias de más de cinco días de su domicilio en el Reino Unido.

Por otro lado los amigos más íntimos de la pareja, creen que estos están siendo espiados por Scotland Yard, y que están ‘pinchando’ el teléfono de los McCann, así como accediendo a sus correos electrónicos. Sospecha que comenzó a plantearse la pareja, cuando la policía británica le hizo una serie de preguntas que sólo podían haber obtenido mediante escuchas. Acusaciones sobre las cuales el Ministerio del Interior británico no ha querido pronunciarse. Mientras tanto, se han organizado grupos de búsqueda que se preparan para rastrear la costa y el mar al oeste de Praia de Luz a escasos kilómetros de donde desapareció la malograda ‘Maddie’.

Más sobre

Regístrate para comentar