Los padres de Madeleine McCann intentan volver a la normalidad pese a ser los principales sospechosos

Los McCann han salido hoy por primera vez de su casa de Rothley, en Leicestershire, desde que llegaran el pasado domingo desde Praia da Luz, en Portugal. Han llevado a sus dos hijos mellizos Sean y Amelie a un parque cercano. Han estado allí jugando con ellos durante uno hora, como una familia normal, aunque en sus rostros se notaba el cansancio y el agotamiento ocasionados por el giro que la investigación sobre la desaparición de su hija ha dado en los últimos días.

Y mientras ellos intentan recuperar la normalidad de sus vidas, la prensa inglesa ha informado de que los Servicios Sociales evaluarán la situación de Sean y Amelie, ya que están obligados a velar por el bienestar de los menores en los casos en los que los padres son sospechosos de cometer algún delito. Si creen existe el menor indicio de que la integridad física de los mellizos corriera peligro, se les retiraría la custodia de forma inmediata.

No utilizarán el dinero de la Fundación Madeleine
Tras conocer que los McCann habían contratado a Michael Caplan, abogado del dictador Augusto Pinochet, saltó la noticia de que estaban buscando la manera legal de pagarle con parte del dinero recaudado con la Fundación Madeleine, (se calcula que la cifra sobrepasa el millón y medio de euros). La familia no ha tardado en pronunciarse y han asegurado al canal de televisión Sky News que esto es completamente falso.

El diario de Kate McCann
Ayer el Fiscal general del Estado remitió el proceso al juez de instrucción para que autorice nuevas diligencias. Según la prensa británica entre ellas estaría confiscar el coche que los McCann alquilaron 25 días después de su desaparición y los juguetes de Madeleine, registrar la Iglesia de Praia da Luz, donde iban a rezar y de la que tenían una llave que les estregó el párroco, volver a interrogar a Kate y analizar su diario. Según el Daily Mail, fuentes cercanas a la investigación creen que el contenido de este diario podría probar que Kate está implicada en la muerte de su hija y esclarecer lo que pasó la noche del pasado 3 de mayo. De momento se espera que el Tribunal de Portimao estudie todos los documentos del caso Maddie y decidan si los McCann tienen que ser interrogados de nuevo o llevan a cabo una acusación formal.

Más sobre: