Cayetano Rivera recibe las visitas de sus hermanos Francisco y Kiko mientras continúa hospitalizado

El diestro se recupera lentamente de la grave cogida que sufrió el domingo en la plaza de El Puerto de Santa María

Cayetano Rivera, todavía convaleciente de la cogida más grave de su carrera como matador, ya piensa en volver a torear. El diestro, que está consciente, ha preguntado al cirujano Julio Mendoza cuando está prevista su vuelta a los ruedos, una cita para la que todavía no hay fecha ya que, en principio, tendrá que continuar en el hospital Los Álamos, en Jerez de la Frontera, unos seis días.

El cirujano aseguró en rueda de prensa que se trata de una herida grave que "presenta tres trayectorias de ocho, quince y cinco centímetros y deja al descubierto la femoral sin perforarla". Cayetano pasó una primera noche "muy mala, con mucho dolor pero evoluciona muy bien". Bien aunque lentamente dada la trayectoria de la herida del asta del toro. Sin embargo, no es, como algunos habían dicho, una cogida similar a la que acabó con la vida de su padre, Paquirri, en la plaza de Pozoblanco. Aquella, según el doctor, fue mortal de necesidad y con una trayectoria más ascendente.

Cayetano, como decíamos, está consciente y tiene ánimos para contestar los sms que le envían sus amigos. Entre las primeras visitas que recibió en el hospital no faltaron las de sus hermanos. Francisco Rivera le visitó la misma noche del domingo, en cuanto se enteró de la cogida que había sufrido en la plaza de toros de El Puerto de Santa María. El día de ayer fue el escogido por Kiko que pasa el verano en la costa gaditana y estuvo en el hospital acompañando al hermano con el que, según dicen, mejor se entiende. Su apoderado y tío, Curro Vázquez, estuvo junto al doctor Mendoza durante la rueda de prensa en la que se informó del estado de salud del diestro. Más tarde, llegaron Juan Antonio Ruiz, Espartaco, y su mujer, Patricia Rato, preocupados por la gravedad del percance sufrido por el matador del que el doctor que le atiende aseguró: "Es tan buen paciente como persona y torero".

Más sobre: