El renacer de Lapo Elkann, la 'oveja descarriada' de los Agnelli

'Voy a demostrar al mundo que soy capaz de construir un imperio, tarde diez o veinte años'

Tiene merecida fama de inconformista, irreverente, incontrolable y rebelde. Lo sabe y sigue cultivando ese encanto de enfant terrible que le persigue desde que era un niño. Lapo Elkann Agnelli nació en Nueva York, se crió entre Francia, Brasil y Suiza, siguiendo a su madre, Margharita Agnelli, en sus sucesivos viajes por el mundo y, sin embargo, siente Italia como su país.

Lapo Elkann es el miembro de la poderosa familia Agnelli que más portadas ocupa tras el fallecimiento de su abuelo, Gianni Agnelli en el año 2003. Lapo y su hermano John, al que en familia llaman Yaki, pasaron entonces a ocupar cargos directivos en la empresa FIAT. John, el tímido sucesor designado por su abuelo, como parte del Consejo de Administración de FIAT, mientras que Lapo se hacía cargo de la dirección de Marketing de la empresa. Al morir su tío abuelo Umberto, un año más tarde que su hermano Gianni, John y Lapo eran los únicos de los ciento sesenta miembros de la extensa familia que tenían cargo en la empresa.

El hermano díscolo
Los dos hermanos no pueden ser más opuestos y, sin embargo, estar más unidos. El mayor es el más tranquilo, discreto, sereno y con la capacidad organizativa de su mítico abuelo. Lapo, en cambio, ha heredado el carisma de Agnelli, su afición por la buena vida, su éxito con las mujeres y su gusto por el vestir y ahora quiere demostrar que también tiene su visión para los negocios. El romance del hermano díscolo con Fiat terminó el 10 de octubre del 2005, cuando Lapo fue encontrado en casa de un transexual habiendo sufrido una sobredosis.

Él, en cambio, sigue teniendo verdadera pasión por la empresa que ha dado la fama a los suyos. "Es parte de mi familia -asegura-, parte de mi ADN. Cualquier cosa que pueda hacer por la compañía la haré". Él fue el artífice de la línea de ropa deportiva que llevaba las letras Fiat y que fue un verdadero éxito.

Más sobre: