Isabel Pantoja declaró ante el juez que no sabe cómo llegó un millón de euros a sus cuentas

El levantamiento de parte del sumario de la instrucción de la Operación Malaya desvela nuevos datos

El juez Miguel Ángel Torres decretó ayer parte del levantamiento del sumario de la Operación Malaya y con ese levantamiento llegaron nuevas revelaciones sobre la declaración de la cantante Isabel Pantoja durante la instrucción. La más llamativa es, sin duda, que la artista aseguró que no tenía ni idea de que en sus cuentas personales y en las de sus sociedades se hubieran ingresado más de un millón de euros entre los años 2003 y 2006.

En concreto, según la investigación judicial, se ingresaron en las cuentas bancarias de Isabel cantidades en efectivo que llegaban a 1,1 millones de euros. Al parecer, en los veinte tomos de instrucción sobre los que ayer se decretó el levantamiento parcial, se establece que en el año 2003, se ingresaron 603.000 euros; en el 2004, 205.000; en el 2005, 191.000 y en el 2006, 127.000. Por la casa Mi gitana, situada en la urbanización marbellí de La Pera, Isabel declaró que paga una hipoteca trimestral de 60.000 euros. Además, declaró que el apartamento del hotel Guadalpín, también en Marbella, lo pagó con 360.000 euros en efectivo que tenía en su casa para gastos personales y que había obtenido en pago a algunos conciertos. Toda esta información ha trascendido gracias a que la Agencia Efe ha tenido acceso al sumario de instrucción entre el que se incluía un parte de la declaración de Isabel. Ante el juez, la tonadillera sevillana afirmó que desconocía quién había ingresado en sus cuentas esas cantidades de dinero de las que ella nada sabía, y cuando fue preguntada si ese dinero había sido depositado por Julián Muñoz ella afirmó que no lo sabía.

Mientras continúa la investigación en la trama de corrupción en la Costa del Sol y la presunta implicación de la cantante, ella se volverá a subir al escenario dentro de dos días, el viernes en Vitoria. La cantante ha estado convaleciente ya que le fue extirpado un pólipo en la garganta, una intervención que no reviste más gravedad que las complicaciones y molestias del postoperatorio.

Más sobre: