La duquesa de Alba, el mejor apoyo de su hijo Cayetano en el Hipódromo de San Sebastián

Cayetana Fitz-James Stuart no quiso perderse el Concurso Internacional de Saltos, en el que participaba el conde de Salvatierra

La última vez que pudimos verla fue el pasado mes de mayo en la plaza de toros de Jerez, apoyando desde el tendido a los hermanos Cayetano y Francisco Rivera. Entonces ya la vimos bastante recuperada de la delicada intervención quirúrgica a la que tuvo que ser sometida a mediados de abril, a causa de una lesión de columna que sufrió como consecuencia de una caída de caballo cuando tenía 14 años y que dificultaba el movimiento de sus piernas.

Este fin de semana, Cayetana Fitz-James Stuart ha vuelto a dejarse ver en público, esta vez en el Concurso Internacional de Saltos de San Sebastián, en el que participaba su hijo Cayetano. El conde de Salvatierra, Campeón de España de 2005, no pudo estar acompañado por su esposa, Genoveva, ni por sus hijos, Luis y Amina, pues se encontraban ese día en la boda de Paloma Segrelles. Sin embargo, Cayetano contó ese día con el apoyo más incondicional que se puede tener: el de una madre.

La duquesa de Alba, visiblemente recuperada, no quiso perderse la competición en el Hipódromo donostiarra, que este fin de semana convirtió a San Sebastián en capital de la hípica y donde se dieron cita importantes personalidades del mundo empresarial, así como diversos cargos municipales y forales. Entre ellos, el presidente de la Real Federación Hípica Española (RFHE) Javier Revuelta, que estuvo acompañado por su esposa, la modelo y presentadora Mar Saura.

Más sobre: