Paris Hilton recibe en prisión la visita de su hermana y su ex novio

Nicky Hilton y Stavros Niarchos pasaron los controles de seguridad para poder estar unas horas con Paris

Paris Hilton ha recibido este fin de semana las dos primeras visitas no profesionales (es decir ni de abogados ni de doctores ni de psiquiatras) desde que está ingresada en una prisión de Los Ángeles cumpliendo la condena de cuarenta y cinco días encarcelada por conducir cuando se le había retirado la licencia.

Su hermana, Nicky, y su ex novio, Stavros Niarchos, hicieron cola junto al resto de familiares y amigos de las otras encarceladas, pasaron el control de seguridad pertinente, y, por fin, por unas horas, pudieron estar con Paris. La siempre polémica Hilton volvió a ser encarcelada el pasado viernes por la tarde (hora de Los Ángeles) después de que desde la Fiscalía se pusiera en tela de juicio la decisión del sheriff de Los Ángeles, Lee Baca, de que continuara cumpliendo la sentencia del juez Sauer bajo control en su mansión de Beverly Hills.

Desde su casa, Paris volvió a prisión deshecha en lágrimas y desesperada. Fue llevada en un coche policial mientras sollozaba sin control y repetía: ‘No es justo’. De nada le sirvió al juez Baca insistir en que se había basado en razones médicas para trasladarla a casa a cumplir la condena. Unas razones médicas que no han trascendido aunque parece ser que estaba siendo medicada antes de ingresar el cuatro de junio en el centro Century Regional Detention Facility de Lynwood. La única explicación dada por el departamento del sheriff ha sido: "Sus condiciones médicas se habían deteriorado". Al día siguiente de su vuelta a prisión, su psiquiatra, David Katzenberg, la visitó y comentaba: "Está siendo fuerte". Sin duda, la visita que más le animó fueron la de Nicky y Stavros.

Más sobre: