Paris Hilton pasa llorando sus primeras noches en prisión

Su abogado asegura que lo que más le cuesta es estar sola veintitrés horas al día

Los dos primeros días de Paris Hilton cumpliendo la condena impuesta por la Corte Superior de Los Ángeles han sido más difíciles de lo esperado. Hasta ahora sólo ha podido recibir las visitas de su abogado, Richard Hutton, y de su psiquiatra, Charles Sophy, que insisten en qué la rica heredera ha pasado las dos primeras noches llorando en su celda. Al parecer, sus llantos se oían desde el resto de las celdas.

Al igual que el resto de las reclusas del Century Regional Detention Facility de Los Ángeles, la polémica heredera sólo puede recibir visitas no profesionales, es decir de familiares y amigos, los fines de semana. Está recluida en la celda en la zona denominada high power, destinada para funcionarios o antiguos funcionarios y presos que necesitan protección extra. Todas las presas llevan un traje de camisa y pantalón naranja, el tejido es una mezcla de poliéster y algodón y están confeccionados por las mismas condenadas en las clases de costura que se dan en esta cárcel.

Las doce celdas de la zona en la que se encuentra Paris comparten una televisión que las detenidas pueden ver a través de las ventanas que hay en su celda. Anoche, se emitió la película Troya, protagonizada por Brad Pitt, y, paradójicamente, a la hora de comer pueden ver el programa protagonizado por Paris y su amiga Nicole Richie, The simple life.

El abogado de Paris asegura que para ella lo más duro está siendo pasar veintitrés horas al día sola, encerrada en su celda, cuando estaba acostumbrada a estar rodeada de gente continuamente. La comida, lógicamente, tampoco acaba de gustarle. La cena del día cuatro fueron alubias y para cenar, sándwich de mortadela y dos galletas de chocolate.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más