Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas bautizan a su hija en París

El hijo de Carmen Martínez-Bordíu ya conoce en persona al marido de su madre, José Campos

Eugenia de Borbón y Vargas, hija de Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, ha recibido las aguas bautismales en la Nunciatura Apostólica de París. La primera hija del heredero de los derechos dinásticos franceses ha sido bautizada en una ceremonia de carácter íntimo y privado aunque con todos los honores que corresponden al duque de Anjou, como le consideran los legitimistas franceses. La ceremonia, a la que no han podido acudir algunos allegados por motivos laborales, ha contado con la presencia de medio centenar de familiares y amigos de España, Francia, Venezuela e Italia, entre los que se encontraban la abuela paterna de la bautizada, Carmen Martínez-Bordíu, que acudió con su marido, José Campos; la duquesa de Franco, madre de Carmen; los tíos de Luis Alfonso, Jaime y Arantxa, quienes siempre han mantenido una férrea relación con su sobrino; Cynthia Rossi, hermana de Luis Alfonso; y los abuelos maternos de la pequeña, Víctor Vargas y Carmen Leonor Santaella. Quien tampoco faltó fue Manuela Sánchez Prat, "Nana", quien fuera institutriz de Luis Alfonso y de su hermano Francisco cuando eran pequeños.

No quisieron perderse la ceremonia, concelebrada por el consejero de la Nunciatura en Francia, Bertrand de la Saujeole, los príncipes Charles Emmanuel y Constance de Borbón y Parma, así como las duquesa Emmanuela Dampierre, bisabuela de Eugenia. Ejercieron de padrinos Jesús Quintanal Pigrée, amigo y compañero de Luis Alfonso, y Victoria Vargas de D’ Agostino, hermana de Margarita. La pequeña, que el próximo 6 de junio cumple tres meses de edad, fue bautizada por Fortunato Baldelli, nuncio apostólico en Francia, por autorización especial del Vaticano.

En la ceremonia, que tuvo lugar exactamente en la capilla de la Embajada de la Santa Sede en París, un antiguo palacete que fue de los Príncipes de Mónaco situado en un barrio aristocrático de la capital francesa, se utilizó una pila bautismal del siglo XVIII prestada por un amigo de la familia. La capilla en la que la pequeña Eugenia recibió el sacramento del Bautismo está decorada con frescos de Marko Ivan Rupnik, efectuados en el veinticinco aniversario del pontificado del Papa Juan Pablo II, y contiene además recuerdos de Juan XXIII en las decoraciones del techo.

Aunque en este día la gran protagonista ha sido la pequeña Eugenia, quien tampoco pasó desapercibido fue José Campos, marido de Carmen, ya que está ha sido la primera vez que Luis Alfonso y él se han visto en persona, justo cuando está a punto de cumplirse el primer aniversario de su boda con Carmen.

Eugenia, que lleva un nombre vinculado a la reina Victoria Eugenia, bisabuela de Luis Alfonso, fue inscrita en el registro notarial de la Nunciatura de París como Su Alteza Real la Princesa Eugenia de Borbón. La primogénita del duque de Anjou llegó al mundo por cesárea el pasado 6 de marzo en Florida, y siete días después su abuela paterna, Carmen Martínez-Bordíu, viajaba a Estados Unidos para conocerla.

Luis Alfonso de Borbón se convirtió en duque de Anjou al morir su padre en accidente de esquí en Colorado en 1989 y después de que su hermano mayor, Francisco, falleciera en un accidente de coche. En 1992, Luis Alfonso asumió sus compromisos dinásticos como Jefe de la Casa de Borbón en Francia, aunque según sus propias declaraciones, no aspira a ningún cargo.

Por su parte, Margarita Vargas Santaella, licenciada en Pedagogía, es hija del financiero venezolano y presidente del Banco Occidental de Descuento (BOD), Víctor José de Vargas e Irausquín.

Más sobre: