Rechazada la excarcelación de la 'Madre Coraje'

El tribunal se ratifica en su sentencia: María José Carrascosa seguirá en la cárcel de EE UU hasta que devuelva a su hija a su padre o las partes lleguen a un acuerdo

En esta ocasión, María José Carrascosa sí pudo estar presente en la sala del juzgado, cuando el juez Dickinson R. Deveboise, presidente de la Corte Federal de Nueva Jersey que ha estudiado el recurso de la madre valenciana acusada de "secuestrar" a su propia hija, leyó el pasado lunes la resolución judicial que ha rechazado la petición de excarcelación solicitada por su defensa. Además, el aspecto de María José parecía sereno y tranquilo, al que contribuía en buena parte su vestimenta de calle, que contrastaba con aquel frío uniforme carcelario y las esposas que había tenido que llevar durante su última comparecencia hace seis meses, cuando otro tribunal de Nueva Jersey dictaminó su ingreso inmediato en prisión por desacato.


"Un jarro de agua fría"
El juez Deveboise se ratificó en su sentencia inicial, adoptada el pasado febrero, al afirmar que en este tiempo la española no había demostrado "intención alguna" de devolver a su hija a territorio estadounidense, pero que "dada la complejidad del caso" dejaba abierta una puerta a una posible negociación entre las justicias de ambos países, en el sentido de alzanzar un acuerdo sobre el asunto primordial de la custodia de la pequeña Victoria Inés -que sigue viviendo con sus abuelos en Buñol (Valencia)-, a la que las autoridades Españolas han retirado el pasaporte hasta que cumpla los 18 años, para evitar que pueda salir del país.
María José escuchó la lectura de la resolución judicial y las alegaciones de su abogado en silencio, pero llegado un momento no pudo más, clamó por su inocencia y estalló en sollozos: "Yo no soy una asesina, Peter -el padre de su hija- es el verdadero asesino. Ya me mató a un hijo, y ahora no le voy a dar a mi hija", dijo en voz alta a Peter van Aulen, abogado de su ex-marido (Peter Innes). El abogado norteamericano de María José, Roger A. Serruto, estuvo brillante en su exposición y rechazó de plano la sentencia afirmando que mientras "María José seguía en la cárcel acusada del secuestro de su propia hija", el tribunal hacía caso omiso de "las acusaciones de malos tratos, intento de asesinato y bigamia" que pesan sobre Peter Innes. Sorprendentemente, su petición de que se dejara en libertad provisional a su defendida a cambio de ponerle en la muñeca un "brazalete electrónico" tampoco fue atendida por el tribunal.


La familia de María José reacciona"
"Estamos destrozados. No podemos ver a Maria José y, encima, van a por nosotros", ha declarado su hermana, Victoria Carrascosa, a los medios de prensa españoles, en referencia a una misteriosa asociación llamada "Acción por la Justicia", que a través de una página web en español está actuando en defensa de Peter Innes.
Hoy mismo, la familia de María José ha anunciado que va a presentar en los juzgados de Valencia una querella criminal por "injurias, calumnias y coacciones" contra dicha asociación, en la persona de su presidenta: Rosa María Sanmartín.
Con la batalla judicial provisionalmente en suspenso -a María José Carrascosa podría llegar a caerle en un futuro próximo, en el peor de los casos, una condena que oscilaría entre los 50 y los 70 años de cárcel-, es momento de proseguir con las gestiones políticas y procesales en todos los ámbitos: ante la Generalitat Valenciana, el Gobierno Español, las Autoridades norteamericanas…
La negociación, como ha sugerido el juez de Nueva Jersey, parece ser ahora la mejor vía, sobre todo si pensamos en que una situación prolongada de desamparo podría llegar a afectar a la precaria salud de María José: su familia sigue denunciando que en el penal norteamericano "no se le administra la medicación prescrita" para hacer frente al hipertiroidismo que padece, así como para paliar las secuelas de la operación de extracción de un tumor benigno en el páncreas a la que se sometió recientemente.

Más sobre: