Paris Hilton, condenada a 45 días de cárcel

La famosa rubia deberá ingresar en prisión antes del 5 de junio por violar la libertad condicional si no quiere que su pena se doble

Sus grandes gafas oscuras no fueron capaces de disimular sus lágrimas. Un tribunal de Los Ángeles ha condenado a Paris Hilton, heredera del imperio hotelero, a 45 días de prisión por violar los términos de la libertad condicional de la que disfrutaba tras haber sido sorprendida conduciendo en estado de embriaguez. A pesar de tener la licencia suspendida por este motivo, Paris ha seguido poniéndose al volante de su vehículo, lo que la ha llevado ante el juez, quien ha sido implacable.

Paris, que llegó diez minutos tarde al tribunal y a la que los fiscales acusaron de pretender estar por encima de la ley a causa de sus continuas infracciones de tráfico, rompió a llorar cuando escuchó la sentencia por la que deberá entrar en una cárcel para mujeres situada en la localidad de Lynwood antes del próximo 5 de junio si no quiere que su pena se doble y deba pasar, en vez de 45, 90 días entre rejas.

Paris llegó a los juzgados, en donde la esperaba una multitud de periodistas, fans y curiosos, en un cadillac negro y caminó escoltada por sus guardaespaldas sin prestar atención a las súplicas de sus seguidores, que la animaban o vociferaban. Durante la vista, la joven estuvo acompañada en todo momento por sus padres, Rick y Kathy Hilton. Al parecer, y tras escuchar cómo su hija era condenada a pasar mes y medio en la cárcel, la madre de Paris gritó "eres patético" al fiscal.

Constantes súplicas
De nada le sirvieron a la famosa rubia sus sollozos y súplicas. "Sólo quiero decir que lo siento", le dijo, conmocionada, la joven al juez en su turno de palabra, vistiendo camisa blanca, chaqueta gris y pantalones negros. "Hice lo que se me dijo. Nunca conduciría sólo por querer hacerlo. Sigo y respeto la ley. De ahora en adelante quiero prestar total atención a todo", añadió. A pesar de que la heredera de la cadena hotelera Hilton fue sorprendida conduciendo con la licencia suspendida, Paris intentó explicarse ante el juez, quien hizo "oídos sordos". La joven trató de defenderse diciendo que desconocía que su licencia de conducir estaba suspendida porque en una de sus detenciones había firmado un documento "sin leerlo".

El juez ha sido tajante con Paris. Una vez que la joven ingrese en prisión, no se le permitirá salir a trabajar, tampoco podrá ser internada en una cárcel alternativa ni podrá colocársele un sistema electrónico para esquivar sus días entre rejas. Howard Weitzman, el abogado de la joven, ha anunciado que apelará la sentencia porque la considera "inadecuada" y que "roza lo absurdo".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más