Rocío Carrasco ya tiene la nulidad eclesiástica de su matrimonio con David Flores

Su deseo era casarse con Fidel Albiac en cuanto la tuviera

Rocío Carrasco ya puede casarse por la Iglesia con Fidel Albiac, tal y como siempre ha sido su deseo. El Tribunal de la Rota ha confirmado la nulidad eclesiástica de su matrimonio con Antonio David Flores, el padre de sus dos hijos. Ha sido un largo proceso que seguramente a Rocío le hubiera gustado ver resuelto antes, con su madre aún en vida. De hecho en la última entrevista concedida por Rocío, hace ahora dos años, confesaba a la revista ¡HOLA!: "Cuando tenga la nulidad y mi madre esté bien, Fidel y yo nos casamos".

En aquel momento, decía también: "El procedimiento continúa abierto y que ya hay dos sentencias favorables. Una vez que tengamos todo y que mi madre esté bien totalmente, será entonces cuando nos planteemos lo de la boda. Y con muchas ganas. Date cuenta que para celebraciones siempre hay tiempo". Rocío está unida al sevillano Fidel Albiac desde hace ocho años. Con ellos viven los dos hijos de ella, Rocío, de diez años, y David, de ocho. Ella siempre ha manifestado su deseo de celebrar su enlace por la Iglesia, "Yo soy creyente y creo que debe ser así", comentaba ella.

El Tribunal Eclesiástico procesó la demanda de nulidad matrimonial solicitada por Rocío y a la que Antonio David se oponía. Por este motivo, tanto Rocío y el ex guardia civil así como sus testigos -también acudieron Rocío Jurado y José Ortega Cano- prestaron declaración en su momento ante el Tribunal Interdiocesano de Sevilla como parte del trámite.

Más sobre: