El razonable parecido que siempre tienen las parejas de Boris Becker, Joaquín Cortés o Lance Armstrong

En lugar de ellos las prefieren rubias aquí valdría lo de ellos las prefieren clónicas. Son fijos a un tipo de mujer y no permiten ni el mínimo cambio. Pueden cambiar de pareja siempre y cuando respondan a un físico determinado y como ejemplo tenemos a Boris Becker, Lance Armstrong, Rod Stewart o Joaquín Cortés. Está claro que a Boris Becker le gustan las mulatas, Joaquín Cortés prefiere las morenas raciales, a Lance Armstrong las castañas atractivas pero no muy llamativas y a Rod Stewart le van las espectaculares y altísimas rubias. Cuestión de gustos o para gustos están los colores, como se suele decir.

Boris Becker se casó con la modelo Bárbara Feltus, de padre afro-americano y madre alemana, en 1993. Tuvieron dos hijos, Noah y Elias y la ruptura llegó tras el nacimiento de Anna, la hija que el ex tenista tuvo con Ángela Ermakova, también mulata y modelo. Su relación con Ángela fue un visto y no visto y tras el divorcio de Bárbara se inició su leyenda de conquistador. Las elegidas son siempre mujeres muy guapas, altas y de piel canela como la modelo Sharlely Kersenberg o la bailarina francesa Caroline Rocher, con quién asistió este mes a la entrega de los Premios Laureus en Barcelona.

Lance Armstrong hizo historia al vencer en el Tour de Francia siete veces consecutivas. El ciclista estadounidense celebró sus primeros triunfos junto a su mujer, Kristin. La pareja vivía en la Costa Brava junto a sus tres hijos, Luke y las gemelas Isabella y Grace. El matrimonio se divorció en el 2003, tras cinco años de matrimonio. El mismo año del divorcio, Lance empezó a salir con la cantante Sheryl Crow, muy similar físicamente a su mujer. Las dos son atractivas aunque no espectacularmente bellas, llevan un corte y color de pelo muy similar y también son de complexión parecida. Sheryl estuvo con Lance festejando su última victoria en el tour. Su romance se ha roto y en los medios estadounidenses apuntan que la sustituta en el corazón del campeón es muy parecida físicamente a su ex mujer y a su ex novia.

Rod Stewart es otra celebridad que ha dejado bien patente qué tipo de mujer le gusta. Rubia, de piernas esculturales, altísimas y nada discretas. Rod se casó con Alana en 1974 y tuvieron dos hijos, Kimberley y Sean. También rubias, más altas que él y muy llamativas fueron sus siguientes parejas, las modelos Kelly Emberg y Rachel Hunter. La fotógrafa Penny Lancaster era fotógrafa antes de enamorarse del rockero escocés aunque bien podría haber sido modelo. Ella es la madre del menor de su séptimo hijo Alastair Wallace, de año y medio . La pareja planea casarse antes de que termine el año.

Al español Joaquín Cortés también le gustan las mujeres espectaculares, pero no rubias, las prefiere morenas y muy raciales. Y como muestra, varios botones, María Pineda, la italiana Adriana Marchetti y su ruptura más reciente, la modelo sevillana Marisa Jara.

Más sobre: