Eugenia Martínez de Irujo tras la operación de su madre: 'La rehabilitación será larguita'

La Duquesa de Alba ha sido intervenida de una lesión en la columna esta mañana en Sevilla

Cayetana Fitz-James Stuart, duquesa de Alba, ha sido intervenida con éxito en la mañana de hoy martes, 10 de abril, en la clínica sevillana del Sagrado Corazón, de una lesión de columna que sufrió a consecuencia de una caída de caballo cuando tenía 14 años. Esta lesión le había provocado en los últimos años un estrechamiento de los conductos por los que pasan los nervios que van a las extremidades inferiores, lo que dificultaba, sobre todo en los últimos meses, el movimiento de sus piernas. Cayetana, según hemos podido saber por fuentes bien informadas, se está recuperando satisfactoriamente. Su hija Eugenia Martínez de Irujo nos comentaba tras la intervención: 'Los doctores están contentísimos y con la fuerza que tiene ella, seguro que sale pronto. La rehabilitación será larguita'.

Eugenia añadió que con quién más se había animado tras la operación era con sus nietos pequeños, Cayetana, Luis y Amina: "Se le nota muchísimo. Con los nioños le cambia totalmente el humor y en el ánimo".

Arropada por su familia
Sobre las ocho y media de la tarde del lunes, la Duquesa de Alba ingresó en la clínica sevillana en la que va a operarse, una intervención que ya estaba programada desde hace semanas. La Duquesa llegó acompañada de su hija Eugenia y su nuera Genoveva Casanova desde el Palacio de Dueñas, donde ha pasado los últimos días descansando junto a su familia. La aristócrata se encontraba feliz de poder poner fin a una situación incómoda para ella, ya que en los últimos días le resultaba muy difícil caminar. Después de la operación, tendrá que acudir a rehabilitación durante varios meses.

Su hija Eugenia llegaba directamente de Nueva York, donde ha pasado las vacaciones de Semana Santa con Gonzalo Miró. Por su parte Genoveva, la esposa de su hijo Cayetano ha pasado con ella estos días de vacaciones y, precisamente ante la ausencia de la Duquesa en la puerta del Palacio de Dueñas para recibir a la hermandad de Los Gitanos, fue ella quien acompañó a su cuñado en Duque de Huéscar.

Ambas cuñadas estuvieron muy unidas y pendientes de Cayetana, quien entró en el hospital en una silla de ruedas y con el ánimo muy elevado: "Voy a operarme porque quiero volver a andar con normalidad", había comentado antes de salir de su casa.

Más sobre: