Anne Nicole Smith será enterrada en Bahamas

Esta es la decisión que ha tomado el juez en su vano intento de poner de acuerdo a las partes: la madre de la modelo se resiste y ha apelado su decisión

El melodrama continúa y no sólo por el espectáculo que están ofreciendo los familiares y novios de Anna Nicole, que con la colaboración entusiasta de sus abogados están convirtiendo el juicio que se está celebrando en Fort Lauderdale (Miami) en una especie de Gran Hermano televisado minuto a minuto por las grandes cadenas del país. Hasta el juez, Larry Seidlin, convertido en un instrumento más del circo mediático, ha dejado que las lágrimas empañaran sus ojos al hacer pública su decisión de ordenar el traslado de los restos lo antes posible a Bahamas, donde está enterrado Daniel Smith, el hijo mayor de la modelo.


La madre se defiende
Las críticas que Anna Nicole profirió llena de rabia y de odio contra su madre, Vergie Arthur, en un vídeo grabado a finales de 2006, aportado por el abogado de Howard K. Stern, última pareja "oficial" de la ex-playmate, pueden ser el principal motivo de la decisión del tribunal: "Ella nunca tocará a mi hija" se pudo oír en la sala. Aparentemente destrozado por la tensa situación, Stern también aseguró al juez que "ella deseaba ser enterrada junto a su hijo" y concluyó su declaración en tono melodramático diciendo que "era todo para mí".
Vergie Arthur, por su parte, se defendió como pudo; primero afirmó que su hija "había muerto emocionalmente con él", refiriéndose a Daniel, y terminó declarando que las disputas entre madre e hija se debían a la actitud inflexible que había mantenido siempre sobre la adicción de Anna Nicole a las drogas: "Ella no soportaba mis críticas". Mrs. Arthur también lloró al escuchar la decisión del juez.


La alarma del forense
Aunque pocas horas antes el médico que practicó la autopsia, Joshua Perper, había asegurado que los restos embalsamados estaban a buen recaudo en "la nevera" y que ya había pasado el peligro, en su última conferencia de prensa sorprendió a todos diciendo que el entierro no debía demorarse más allá del próximo sábado por la corrupción del cadáver y se mostró dispuesto a acompañarlo hasta Bahamas, a petición del juez, para evitar cualquier incidencia. Pero quien tiene ahora la última decisión es el Tribunal de Apelación que, si no quiere que la prensa se le eche encima, no tiene más remedio que actuar con celeridad.

Mientras tanto, la disputa por la herencia de Anna Nicole y el futuro de la pequeña Dannielyn, de sólo cinco meses, que permanece bajo custodia judicial, tendrá que esperar al entierro a pesar de que algunos implicados en el caso, como el cuarto aspirante a la paternidad de la niña, el príncipe Frederic von Anhalt, insisten en precipitar los acontecimientos. En una entrevista a Vanity Fair, el actual marido de Zsa Zsa Gabor se ha mostrado inflexible: "Quiero que Dannielyn crezca entre buenas personas, no con ese horrible Howard K. Stern. La criaría junto a mi mujer". Sin comentarios.

Más sobre: