Paloma Rocasolano y Jesús Ortiz vuelven al trabajo

Una semana después del fallecimiento de Erika Ortiz, sus padres intentan volver a la vida cotidiana

Con semblante serio y vestida de negro Paloma Rocasolano se ha reincorporado esta mañana a su trabajo en el Sindicato de Enfermería (SATSE) de Madrid, siete días después del fallecimiento de la menor de sus hijas. Es la primera vez que se la ve salir de su domilicio desde el sábado, cuando asistió al funeral por Erika, que tuvo lugar en la parroquia de Nuestra Señora de la Anunciación de Prado de Somosaguas, el la localidad de Pozuelo. Jesús Ortiz también retomó su actividad profesional en la empresa Estudio de Comunicación, adonde acudió acompañado por un compañero de trabajo. Una semana después de la trágica muerte de su hija pequeña, sus padres intentan superar el dolor de la pérdida volviendo a la vida cotidiana. Fue en sus respectivos lugares de trabajo donde se enteraron de la triste noticia y ahora vuelven allí haciendo frente al dolor e intentando que sus vidas vuelvan a ser como antes, a pesar del inmenso vacío que Erika les ha dejado. La Princesa de Asturias también retomó su agenda el miércoles acompañando al Príncipe a una reunión que presidía en la sede del Instituto Cervantes.

Una familia unida ante el dolor
La familia está pasando sin duda por un momento muy duro y se encuentra más unida que nunca. Telma Ortiz, que llegó el pasado viernes desde Manila, donde e encontraba trabajando como colaboradora de la Cruz roja, no ha querido separarse de los suyos y está siendo un gran apoyo para doña Letizia, embarazada de seis meses, como ya pudimos ver en el funeral por el alma de su hermana, donde intentaba animar a la Princesa en un momento de abatimiento. La última vez que Telma estuvo con su familia fueron las pasadas Navidades, antes de viajar a la capital Filipina, donde le sorprendió la noticia de la muerte de Erika.

Más sobre: