La extraña herencia de Anna Nicole Smith

Una maldición parece haber perseguido a esta sex-symbol que soñó con ser la nueva Marilyn Monroe y llegó a casarse con un millonario. Tras una vida de excesos marcada por la desaparición de muchos de sus familiares, su muerte entre sábanas blancas y frascos de medicamentos vacíos parece escrita por guionista de cine negro

¿Quién dice para mí?
Con una herencia de 1600 millones en juego, los candidatos a la paternidad de la pequeña Danniellynn son tres hasta la fecha, a los que podría sumarse un cuarto por sorpresa si se confirma que Anna Nicole Smith tuvo la habilidad de conservar semen congelado de su segundo marido, el octogenario J. Howard Marshal II, para poder someterse a una inseminación artificial.
Si esto es cierto, como aseguran su madre y su hermanastra, Vergie Arthur y Donna Hogan, que han irrumpido en escena reclamando la custodia de la niña y por lo tanto los derechos sobre la totalidad de la herencia -no una parte como venía reclamando Anna Nicole en la larga batalla judicial que mantuvo primero con el único hijo del petrolero, Pierce Marshall III, y más recientemente con su viuda-, el juicio podría tomar un rumbo inesperado en el que no se descarta la intervención de la Casa Blanca. Por orden del presidente Bush, el gobierno federal ya intercedió en su momento en favor de la modelo con motivo de su última apelación a la Corte Suprema, que reconoció su derecho a seguir reclamando parte de una herencia que, en los más de diez años que dura el litigio, ha oscilado entre los 88 millones y los 474 millones de dólares.
Howard K. Stern, el primero de la lista de paternidad al figurar como progenitor en la partida de nacimiento de la niña, niega tal posibilidad y asegura que Vickie Lynn Hogan, nombre de soltera de Anna Nicole, no quería saber nada de su familia tejana. "Anna simplemente despreciaba a su madre a la que nunca perdonó el haber permitido que su padre las abandonase cuando ella era una niña.... Mientras yo viva esa mujer no verá nunca a Dannielynn", dijo Stern en un vídeo transmitido el lunes 12 en el programa de ABC Good Morning America.
La figura de Stern ha ido ganando enteros a fuerza de declaraciones a la prensa norteamericana, pero su mejor baza por el momento es haber mantenido la custodia de Danniellynn frente al segundo padre en discordia, Larry Birkhead, a la espera de los resultados de la prueba de ADN. Éste fotógrafo de dudosa reputación tiene el mérito de haber mantenido una breve relación con la ex-bailarina de striptease. No hay más méritos en su candidatura.


El tercer ex en discordia
El prefijo "ex" es otra de las constantes en la vida de Anna Nicolle Smith, quizá por eso cuando el actual marido de otra rubia oxigenada adicta a los diamantes, Zsa Zsa Gabor, de 90 años, presentó sus credenciales de paternidad a la prensa nadie pareció sorprenderse. En una entrevista a la CNN, el príncipe Frederic von Anhalt, de 59 años, afirmó estar seguro de que "ninguno de mis contrincantes es el verdadero padre. Pudieron haber sido otros 30. Ella era así. Estaba enamorada del amor". Luego insistió en que si las pruebas de ADN no dan la razón a ninguno, estaría dispuesto a entrar en la lucha por la paternidad.
El príncipe von Anhalt, que dice haber mantenido un "idilio casi eterno" con la "ex-conejita de Playboy", la habría conocido en el hotel Plaza de Nueva York cuando aún estaba casada con Howard Marshall III: "Anna se nos acercó, a mi mujer y a mí, y dirigiéndose a Zsa Zsa le dijo que la admiraba profundamente y que le gustaría ser como ella. Unos días más tarde iniciamos nuestra larga e intensa historia de amor". "¿Y cómo se ha tomado Zsa Zsa la noticia?", le respondieron los chicos de la prensa en busca de una reacción de celos que hiciera verosímil la historia; "Nunca le he ocultado nada, nuestro matrimonio está basado en la confianza y, además, ellas se cayeron muy bien". Detrás de este comentario pícaro, de veterano conquistador, hay un hecho que hace que la aventura del príncipe parezca verosímil: conquistar al marido de la gran Zsa Zsa Gabor, a falta de algún "ex" de Marilyn Monroe o Jayne Mansfield, adorna la leyenda de Anna Nicole.

Más sobre: