La polémica Miss USA 2006 termina su tratamiento de rehabilitación

Tara Conner estuvo a punto de perder la corona y Donald Trump le dio una segunda oportunidad a cambio de reconociera sus errores

Tara Conner, la controvertida Miss Estados Unidos, ha terminado su tratamiento de rehabilitación y ha vuelto a su apartamento de la Torre Trump de Nueva York. Desde la organización del certamen, han asegurado que muy pronto estará lista para volver a retomar las obligaciones que conlleva su título aunque, por el momento, necesita un tiempo de tranquilidad y sin apariciones públicas para aclimatarse a esta nueva vida, "ahora se está acostumbrando a estar fuera del centro de rehabilitación".

Lo que queda descartado es su regreso al circuito de los nightclubs de moda de Manhattan, en los que tanto dio que hablar por su comportamiento fuera de tono y que a punto estuvo de costarle la corona. Para redimirse de su comportamiento, Tara se confesó no alcohólica y no drogadicta en una multitudinaria rueda de prensa. Con lágrimas en los ojos y ante la severa mirada del propietario de la organización, Donald Trump, Tara entonó el mea culpa para no perder la corona. Ella tiene veinte años y era muy conocida por los clubs de moda de la gran manzana, ya se sabe que en Estados Unidos la edad legal para poder beber alcohol es de 21 años.

El magnate decidió darle una nueva oportunidad antes de que se cargara el prestigio y el buen nombre del certamen con la condición de que ingresara en la Fundación Caron de Pennsylvania. Ella, agradecida, dijo ante los micrófonos: "Nunca se sabrá cuanto aprecio al señor Trump por salvarme de esta manera".

Más sobre: