Rocío Carrasco, desolada en el último adiós a Juan de la Rosa

Coincidiendo con el sexto aniversario de la muerte de su padre, Pedro Carrasco, despide a quien fue para ella un segundo padre

Chipiona, donde no hace ni ocho meses se daba el último adiós a la inolvidable Rocío Jurado, volvía a convertirse esta mañana en un triste escenario para la familia Mohedano. En la tierra de la cantante se han reunido para despedir Juan de la Rosa, uno más en la familia, además de secretario de La más grande y el mayor apoyo de Rocío Carrasco en las largas giras de su madre.

Con mucho dolor, profundamente emocionada y con lágrimas en sus ojos llegó Rocío a la Parroquia de la O de Chipiona donde se celebró el funeral de su "tito Juan", como siempre llamó a quien fue para ella un segundo padre. Estas fechas son, si cabe, más difíciles para ella ya que el pasado sábado se cumplía el sexto aniversario de la muerte de su padre, Pedro Carrasco, un día después de ese triste aniversario fallecía Juan de la Rosa.

Rocío, de riguroso negro, se abrazaba a su novio Fidel Albiac, al entrar en el templo para dar el último adiós al que fuera fiel compañero de viaje y amigo de su madre. Junto a ella estaba José Ortega Cano, que desde Sevilla - donde vive ahora- viajó a Madrid y después a Chipiona para dar el último adiós a su amigo. De la Rosa era, además, el padrino de Rosario Mohedano, que acudió al funeral junto a su padre, Amador, y su madre, Rosa. Toda la familia se trasladó después al cementerio de San José donde los restos mortales de Juan de la Rosa fueron llevados a hombro por Amador Mohedano, José Ortega Cano y José Antonio Rodríguez, marido de Gloria Mohedano, y Antonio Ardón, el que fuera modisto de la chipionera.

Más sobre: