Los inventos de los famosos salen a la luz en internet

Los pañales de Jamie Lee Curtis, las botas de Michael Jackson, los bongos de Marlon Brando, el traje de buzo del Gran Houdini…

¿Quién dijo que los famosos sólo saben ocupar su tiempo libre en fiestas de sociedad y asuntos del corazón? Es cierto que su agenda es apretada y que los viajes de trabajo les impiden muchas veces relajarse y utilizar su inteligencia para desarrollar habilidades que tienen que ver con esa cualidad tan humana que conocemos como inventiva; pero no es menos cierto que, entre compromiso y compromiso, disponen de muchas horas muertas para dejarse llevar por la imaginación y dar rienda suelta al sentido práctico de la vida.

En la ventanilla de patentes
La lista de actores, músicos, políticos o escritores que han utilizado esos preciosos momentos libres para concebir y diseñar un artilugio o aparato más o menos práctico es larga, como acaba de poner en evidencia el nuevo motor de búsqueda de patentes de Google: Google Patent (www.google.com/patents). Entre los siete millones de patentes que figuran en el registro oficial estadounidense US Patent and Trademark Office, vemos que no sólo los Hermanos Wright (inventores del aeroplano), Thomas Alva Edison (la luz eléctrica) o Graham Bell (el teléfono) merecen un puesto de honor. Prueben a introducir, por ejemplo, los nombres de George Lucas, Julie Newmar, Harry Connick Jr., Jamie Lee Curtis o Marlon Brando y verán que estos últimos también andaban sobrados de ingenio, y que no en vano se tomaron la molestia de pasarse por la ventanilla del Registro Oficial de Patentes a fin de que nadie les pisara su idea.

La necesidad hace el invento
Marlon Brando no sólo era un virtuoso del "Método" del famoso director de teatro ruso Konstantin Stanislavski. Hoy sabemos que destacó también en la escritura: su novela de piratas Fan-Tan le ocupó casi tanto tiempo como las piezas musicales que improvisaba junto al gran percusionista cubano Tito Puente. Pero lo que nadie sospechaba es que dos años antes de su muerte, en 2002, registró un "dispositivo para tensar el bongo" que daba al instrumento un sonido muy peculiar. El Gran Houdini, maestro de todos los magos, también sabía de habilidades: el diagrama que desvela el sistema para deshacerse de un traje de buzo con un simple movimiento corporal de base puramente mecánica es para tomar apuntes. Otro que también se devanó los sesos hasta encontrar una solución práctica a sus problemas fue el presidente Abraham Lincoln, que registró con el nº 6.469 un ingenio en forma de cráneo destinado a liberar a las barcazas encalladas en los bancales de arena de los ríos. En tiempos de Guerra Civil las batallas también se ganaban a base de ingenio. Más diseños que merecen un puesto de honor serían, por este orden, el método de filmación de dibujos animados con el personaje sobre un fondo fijo, de Walt Disney; el matasuegras trifásico del actor Danny Kaye; o el cenicero antiolor del músico Lawrence Welk.

Más sobre: