Las hijas menores de Isabel Preysler, Tamara Falcó y Ana Boyer, tuvieron como acompañante en la noche de entrega de los Prix de la Moda que concede la revista Marie Claire a Marco Noyer, un joven estudiante franco-argentino con el que Tamara lleva saliendo desde hace un par de meses.

Tamara, Ana y Marco se convirtieron en la sorpresa de la velada. A Ana le apetecía ir y que mejor que junto a su hermana Tamara, mayor y con más tablas en este tipo de eventos. La hija menor de Isabel Preysler buscó en el armario de su madre hasta encontrar el vestido que más le gustaba, un Chanel negro por encima de la rodilla de cuerpo drapeado y falda de vuelo.

Tamara llevaba un vestido de la firma que posee junto a unos amigos. Por el momento, la presentación oficial de Second skin tendrá que esperar. Sólo los amigos tienen acceso a la línea que han creado hasta que se profesionalice. Así que Tamara aprovechó una gran fiesta de la moda para presentar oficiosamente sus creaciones. Llevaba un vestido largo, blanco y de finos tirantes y sobre él un elegante bolero de pelo en el mismo color. Estaba guapa hasta decir basta.

Contó que durante el tiempo que George Clooney estuvo en su casa -en una cena a la que también estaban invitados, entre otros, Pedro Almodóvar y Cayetano Rivera Ordóñez y de la que informábamos en números anteriores- no paró de contar chistes, que es todavía más atractivo en persona y que ella y Ana estaban un poco nerviosas. Como su madre no estaba cuando el actor norteamericano llegó a su casa de Puerta de Hierro, fue ella quién le recibió con la lógica inquietud pero no había porqué preocuparse, el astro de Hollywood y el recién elegido Hombre más sexy del mundo no es un divo y todo fue a las mil maravillas.

Más sobre

Regístrate para comentar