Multitudinario adiós en Cercedilla a Paco Fernández Ochoa

Numerosas personalidades y ciudadanos anónimos despiden con un aplauso al campeón olímpico, que será nombrado Hijo Predilecto del pueblo a título póstumo

Desde primeras horas de la mañana, los alrededores de la parroquia de San Sebastián de Cercedilla ya estaban abarrotados de gente. Amigos, compañeros y mucha gente anónima quiso dar su último adiós a uno de los grandes nombres del deporte español, Francisco Fernández Ochoa, Paquito. Sus restos mortales fueron recibidos, poco minutos después de las doce de la mañana, como se merece toda gran figura con un sentido aplauso de un pueblo congregado a las puertas de la parroquia. Cubriendo su féretro, una bandera de España y otra con los aros olímpicos, símbolo de lo que fue toda una vida jalonada de éxito.

Tras el funeral, Francisco Fernández Ochoa recibió sepultura en el cementerio de su pueblo natal, que llora su pérdida cubierto por un cielo gris que acompaña la tristeza de los suyos. Paquito será recordado no sólo por esa primera medalla que regaló a los españoles en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sapporo en 1972, sino por su eterna sonrisa y su lucha constante por vivir. Las múltiples personalidades que consolaron a su viuda, María Jesús Vargas, sus siete hermanos y sus tres hijos en la capilla ardiente asistieron también al funeral. Juan Antonio Samaranch, presidente del COI, Esperanza Aguirre, Presidenta de la Comunidad de Madrid, Rafael Simancas, portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, la ex torera Cristina Sánchez, el diestro Enrique Ponce, el futbolista Fernando Hierro, Lorenzo Milá y tantos que le conocieron y quisieron destacaron su espíritu de lucha hasta el final. Juan Manuel, uno de sus hermanos, confesaba además que a Paquito, que intuía ya el fatal desenlace de su enfermedad, le apenaba no haber disfrutado más de su nieto. Su viuda, María Jesús, agradeció el apoyo de conocidos y ajenos: "Me cuesta hablar, pero os lo agradezco. Paco ha muerto tranquilo, ha sido fácil dentro de lo difícil de la muerte, hemos estado todos con él".

El consuelo de la Familia Real
La Familia Real ha estado muy presente en la despedida al esquiador: flores, un telegrama de condolencia y la llamada personal de la Reina a la familia, se unieron a la visita del Príncipe de Asturias a la capilla ardiente. Pocos días antes, las infantas Elena y Cristina habían acompañado a un Paquito muy emocionado en el homenaje que le dio Cercedilla, en el que el mismo Francisco confesó que seguía luchando: "He corrido muchas carreras. Unas las he ganado y otras las he perdido, pero siempre me empleé a tope, a fondo, como estoy haciendo ahora". Allí fue donde Esperanza Aguirre, Presidenta de la Comunidad, anunció la materialización de uno de sus sueños: la creación de un museo del esquí en su pueblo.

Una población madrileña que se siente ahora huérfana y que ha decidido nombrarle Hijo Predilecto a título póstumo. Uno de sus paisanos define así al hombre sencillo que ganó batallas en la nieve, pero que no pudo ganar la guerra contra el cáncer. "Era un buen chaval, un buen hombre, una buena persona, un buen deportista y un buen todo", aseguraba. Las reacciones en el mundo del deporte también han sido numerosas y sentidas. El italiano Alberto Tomba, otro de los grandes del esquí, aseguró: "Es un día triste para todos. Paco era un deportista con la 'D' mayúscula, de los que ya no queda, pero además era aún más grande como persona".

Ángel Nieto, que también acudió a la capilla ardiente, reiteró la importancia de sus logros. "España entera ha esquiado gracias a él. Le gustaban todos los deportes incluso las motos. Hace un tiempo hablé con él y me dijo que le estaba poniendo fuerza y energía para salir adelante. Se ha peleado con la vida", explicó. Juan Antonio Corbalán le recordó así: "Ha ganado muchas medallas en la vida, no sólo la de Sapporo. Ha sido un ejemplo para la juventud no sólo como deportista sino también como persona". El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, indicó: "Es un día de gran tristeza. Ha sido un campeón en la nieve, en la vida y en la muerte. Vamos a luchar para que haya un Museo Fernández Ochoa, es el último gran homenaje que podemos hacerle".

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más