Isabel Pantoja empieza a hacer vida normal

Tras su actuación en Barcelona, cenó con un grupo de amigas en la que ha sido su primera salida desde que Julián Muñoz fuera detenido

La primera actuación de Isabel Pantoja tras la visita a Julián Muñoz en la prisión de Jaén fue en la ciudad de Barcelona. La cantante participó en una gala benéfica y aprovechó su estancia en la Ciudad Condal para encontrarse con buenas amigas. De hecho, esta ha sido la única ocasión desde que su pareja fuera encarcelado en la que la artista ha disfrutado de una velada en un restaurante, al menos que haya trascendido. Más relajada, por algo estaba entre amigos, aunque sin mediar palabra ante los micrófonos. Isabel ha guardado para ella y su círculo cómo fue el encuentro con el ex alcalde. Las cuatro horas que permaneció en prisión, en lo que se califica como "encuentro familiar", siguen siendo una incógnita.

No tuvo que ser fácil para la tonadillera ver a su compañero en esta situación. Al parecer, al ex político, encausado por varias tramas urbanísticas en Marbella, le está afectando de manera especial su situación. Ha perdido mucho peso y su salud se ha visto perjudicada. Julián ha recibido constantemente, tal y como las normas especifican, las visitas de familiares, amigos y abogados. Sin embargo, con Isabel, tanto cuando estaba en la cárcel de Alhaurín de la Torre, como en Jaén, no la había visto desde que fue detenido cuando salía de su casa por la mañana el 19 de julio y, como todos los días, pensaba regresar tras tomar el desayuno.

Desde ese 19 de julio, cuando comenzaba su pesadilla particular, Isabel ha vivido recluida entre su casa de Marbella, Mi gitana, en la urbanización La Pera, y la finca Cantora, en Medina Sidonia (Cádiz). Sus compromisos profesionales han marcado sus únicas salidas. Conciertos, actuaciones puntuales en televisión y contadas entrevistas comprometidas de antemano. Isabel sólo confía en los que más cerca están de ella y quiere que se le vea lo menos posible.

Más sobre: