Julián Contreras, Jr. : 'Mi madre murió por un infarto y no hay pruebas de que hubiera algo más'

—¿Tu madre, pese a los supuestos malos tratos, siguió con Ernesto?
—Ella estaba asustada, estaba muy enamorada de él y estaba indecisa. Estas tres cosas componen el perfil de una mujer maltratada. Uno de los episodios se produce justo un momento después de la muerte de mi abuelo, porque mi madre abrazó a mi padre. Este hombre también es un celoso desquiciado. Es la peor persona que ha entrado en su vida. Fueron nueve maltratos y están todos presentados judicialmente.
—¿Denunció los hechos?
—Presentamos una lista de veintitantos testigos. Ella se ha muerto sin ser creída, sin ser escuchada y sin ser ayudada en esto. Mi madre estaba muy lejos de estar "divinamente", como ella decía.
—Tu madre fue ingresada en Sevilla, y ella dijo que fue para someterse a un chequeo médico.
—Cuando surge el ingreso en Sevilla, yo pregunté por qué y me dijeron que fue por el cambio de tratamiento. Se dijo que había sido un chequeo.
—¿Tu enfrentamiento con tu hermano Francisco se inició a raíz de su negativa de ingresar a vuestra madre?
—Con dieciséis años, remover Roma con Santiago es complicado. Yo en ese momento no disponía de medios. Llegado a un punto, a mi hermano le hago saber la gravedad de nuestra madre, pero él creyó que no era tanto. Decido entonces que me tengo que ocupar yo. Vivía con mi madre y sabía el problema que estaba pasando. Lo que yo hice lo hice solo, no conté con el apoyo de nadie. Opino que mi hermano Fran estuvo desafortunado. El único recurso que tuve fue un poco el chantaje emocional. Cuando cumplí los dieciocho años pude disponer de la herencia de mi abuelo y con ella pude pagar los gastos de la clínica y de la casa.
—¿Tu madre se sometía a rigurosos controles médicos?
—A mi madre, cuando estuvo en la clínica, se le hacían controles y entonces dejó de consumir todo. Hubo una época en la que volvió a tener una vida normal, y engordó porque estaba feliz y tranquila.
—¿Cuándo fue la última vez que hablaste con tu madre?
—La última comunicación que tuve fue a través de un mensaje en el que yo le contaba que había aprobado el carné de conducir, y me acuerdo mucho de ese momento porque a lo mejor tenía que haber llamado.
—¿De qué murió tu madre? Porque se ha especulado mucho.
—Mi madre murió por un infarto de miocardio. Fue un infarto y no hay pruebas de que hubiera algo más.
—Fue muy duro para ti el momento posterior al esparcimiento de las cenizas de tu madre, ¿verdad?
—Cuando yo me vuelvo del Rocío de esparcir las cenizas, me fui a la Antilla, me arrodillé en la arena, me llegó una ola y rompí a llorar.
—¿Cómo recuerdas a tu madre?
—La recuerdo leyendo un libro. Ella siempre tenía un libro. Lo iba forrando de un papel distinto, pero siempre era el mismo libro. Se trataba de dar a entender que leía, pero siempre leía el mismo libro.

Más sobre

Regístrate para comentar