Lo intentaron pero no pudo ser. Tras su ruptura con la cantante Sheryl Crow el deportista, Lance Armstrong, salió en varias ocasiones con Ivanka Trump la bella hija del magnate Donald Trump. Al parecer, se conocieron en un evento benéfico que tuvo lugar en Los Ángeles. Ella, que vive en Nueva York, estaba allí con motivo de la grabación de un episodio del programa de televisión i>The apprentice, el último éxito de su padre, mientras que Lance, como se sabe, reside habitualmente en esta ciudad de la costa oeste norteamericana.

La gala caritativa no sólo sirvió para recaudar fondos, la pareja fue presentada, se cayeron bien y se gustaron. Él todavía intentaba superar la ruptura con Sheryl después de dos años juntos y ella no hacía mucho que había terminado su noviazgo con James Gubelmann.

Según ha informado la publicación estadounidense People, Ivanka y Lance empezaron a salir, estuvieron viéndose durante algún tiempo. Ella tiene veinticuatro años y es vicepresidente de la organización Trump mientras que él, de treinta y cinco, se retiró en el año 2005 de la competición profesional, está considerado como uno de los mejores ciclistas de la historia y vive dedicado a la Fundación que lleva su nombre y a sus tres hijos, nacidos en su matrimonio con Kristin Richard, con quién estuvo casado cinco años y a quién conoció tras haber superado un cáncer.

La historia entre la niña de los ojos de Donald Trump y Armstrong se ha sabido una vez concluida, ella, siempre correcta, sólo ha querido comentar: "Respeto mucho a Lance y todo lo que ha conseguido. Dicho esto, sólo somos amigos".

Más sobre

Regístrate para comentar