María Sharapova, la nueva reina del tenis

María Sharapova se convertía este fin de semana en la nueva reina del tenis mundial al proclamarse vencedora del Open de Estados Unidos. La rusa, de diecinueve años, triunfó en Nueva York dentro y fuera de las pistas. En el estadio Arthur Ase, logró el segundo torneo Gran Slam de su carrera dos años después de conseguir el torneo de Wimbledon. La final del Open la enfrentó a Justine Henin-Hardenne a la que derrotó por 6-4, 6-4.

María ocupa desde este sábado el número tres en el ranking de las mejores tenistas del mundo aunque es la que más ingresos obtiene gracias a que es la más solicitada por los anunciantes. Su espectacular físico le ha convertido en sucesora de otra rusa, Anna Kournikova, en el interés que despierta aunque ella siempre ha insistido que su prioridad es llegar a ser la mejor tenista del mundo.

La rusa ya causaba sensación en el estadio Ase en los entrenamientos previos al Open cuando Henin-Hardenne o Mauresmo eran las favoritas. Su buen juego llevó al traste los pronósticos y ella se divertía luciendo en cada uno de los partidos un traje distinto. El sábado por la tarde llegó a la pista central vestida para reinar con un traje de tenis que más bien recordaba un vestido de noche, negro de corte imperio con una cinta de raso terminada en lazo bajo el pecho y original escote cuadrado, como joyas una cadena de oro y unos largos pendientes.

Logró su objetivo, el trofeo y casi un millón de euros en metálico, aunque no quiso dar pistas de cómo iba a celebrar el triunfo. Al día siguiente, como si de una estrella de la moda, el cine o la música se tratara, posó delante de las fuentes de agua que hay frente al escenario de su triunfo. "Es un honor maravilloso. Tengo mucho más en mí", anunció adelantando que ya mira hacia sus nuevos retos.

Más sobre: