Fran y Cayetano: Los brindis más emotivos

Prácticamente en un susurro, así es como le dio la alternativa Francisco Rivera Ordóñez a su hermano Cayetano. Un sentido y prolongado abrazo y unas palabras dichas para ellos dos. La emoción contenida de los dos hijos de Paquirri se notaba en el centro del coso taurino de Ronda por eso, no es de extrañar que, en el momento de torear el primer morlaco de su recién estrenada carrera como matador de toros Cayetano se lo brindase a su hermano mayor.

Declaración de amor
Pero no fue el único brindis de la tarde. Cuando le llegó el turno a Francisco, quiso aprovechar bien los tres que tenía y no dejó duda de las personas que ocupan su corazón. El primero fue para su novia Blanca Martínez de Irujo que, conmovida se levantó para escucharlo. Las personas que estaban cercanas pudieron escuchar como el hijo de Carmina aseguraba a su novia que era la mujer con la que quería pasar el resto de su vida. Toda una declaración de principios en un hombre de palabras y emociones muy comedidas. Los otros dos, como no podía ser menos, fueron hacia el cielo, en memoria de "los ausentes" y otro para su hija Cayetana, presente en la plaza y vestida de goyesca con un bonito traje naranja.

El último brindis de la tarde corrió a cargo de Cayetano. Si de por sí la corrida ya tenía una carga nostálgica importante, era el cincuentenario de las corridas goyescas instauradas por Antonio Ordóñez, el nieto del gran matador quiso rendirle su particular homenaje. El nuevo diestro se acercó a la puerta de toriles y clavando la rodilla en el suelo brindó el toro en el lugar en el que descansan las cenizas de su abuelo.

La fiesta terminó con varias vueltas al ruedo, una de ellas protagonizada por Francisco que no dudó en hacer el paseillo acompañado por su hija Cayetana, la hija de Blanca y sus sobrinos Amina y Luis, hijos de Cayetano Martínez de Irujo y Genoveva Casanova.

Más sobre: