Por supuesto que nuestra imagen habla sobre nosotros. En cada ropa que nos ponemos, si usamos maquillaje o no, si preferimos gafas o lentillas, si hacemos dieta o si aceptamos los kilos de más, en cada una de esas actitudes estamos enviando señales a un receptor. Nuestra imagen refleja parte de quiénes somos y aquello que queremos ser para los demás. Claro que es importante ser sincero en los aspectos de la personalidad pero sería deshonesto tratar de vender una imagen errónea.

Segundo paso: sinceridad interior y exterior
El paso inicial del contacto por Internet permite escudarnos en los aspectos más profundos de nuestra personalidad. Desde el buzón de mensajes, estamos siendo auténticos desde el momento que expresamos nuestros sentimientos, ideas, opiniones sobre diversos temas pero hasta la primera cita, el otro desconoce nuestro aspecto exterior. Ignora si somos altos y delgados como un top model internacional o si apenas llegamos a una estatura media y tenemos unos michelines. En caso de usuarios que tengan un problema de obesidad, surgen cuestionamientos sobre qué hacer. ¿Debo comunicar al otro si tengo un sobrepeso importante?

La obesidad es un trastorno de la alimentación, que suele conllevar ciertos problemas relacionados con la autoestima. Por lo demás, no es posible llevar una vida activa y sana con una comida inadecuada. Raramente un obeso está orgulloso de serlo. Por tanto, en caso de planear una cita con alguna persona compatible, la sinceridad sobre el estado físico resulta esencial. Internet dispara la imaginación de cada uno cuando no se ha visto ni una fotografía. El comunicarle al otro sobre este tema, también permite evaluar cuál es su grado de interés. Si sabiendo que la otra persona tiene sobrepeso, aún así desea concertar una cita, posiblemente la relación que comienza a generarse se centra en lo verdaderamente esencial: los valores en común.

Ciertamente para juzgar a alguien como persona necesitamos algo más que su peso, vestimenta y movimientos. Pero son datos que inciden en la posterior atracción física. También con nuestra expresión corporal, el manejo que hacemos del espacio, cómo miramos, cómo sonreímos, estamos transmitiendo un halo de seducción. Por tanto, tanto en el buzón de mensajes como en el encuentro personal, es importante que proyectemos una imagen auténtica.

Claro que el amor muchas veces suele ser el mejor antídoto para los kilos de más. No es un mito el hecho que algunos enamorados prescinden de los alimentos en pleno proceso de enamoramiento. No sólo la tristeza quita el apetito. También lo puede quitar la alegría de sentir y de amar. Por otro lado, no hay mejor alimento emocional que el amor y la ternura. Amar y ser amado es el mejor remedio para el bienestar personal.

Con el servicio de hola.com "Tu Pareja Ideal" con colaboración con PARSHIP.es lo tendrás más fácil: entra a http://hola.parship.es, completa el Test de Personalidad PARSHIP y descubre el amor de verdad.

(*) Licenciada en psicología y Single Coach de PARSHIP.es

¿Quieres dar tu opinión sobre este tema? Escríbenos a coach@parship.es Conoce ahora el principio PARSHIP.es o regístrate directamente para empezar a contactar.

Más sobre

Regístrate para comentar