El peso del amor

  • Vivimos en tiempos donde hay un excesivo culto al físico, y donde tanto las mujeres como los hombres reciben frecuentes estímulos del exterior. Los usuarios que ingresan en http://hola.parship.es saben que la delgadez es un valor de moda. ¿Tener kilos de más dificultan nuestro contacto con el otro?


  • (*) por Leticia Brando

    Corren tiempos hedonistas, donde una imagen vale más que mil palabras, donde se nos dice que seremos más felices si somos jóvenes, bellos y delgados y donde se privilegia el tener antes que al ser. Esto hace que surjan ciertos malestares en el seno de la sociedad. De este modo, cuando los usuarios de PARSHIP. es comienzan a conectar desde su buzón de mensajes, vienen con ciertas influencias de lo que consideran atractivo. La delgadez es un valor de moda y por tanto, las personas con sobrepeso sienten cierta incomodidad al tener que confesar que tienen kilos de más.

    Primer paso: asumirse sin complejos
    Ante estos miedos y ansiedades generados por las presiones sociales y los ideales estéticos, es importante que cada persona se centre en lo verdaderamente importante. Esto no quiere decir que sea correcto o incorrecto desear el coche de moda, o tener el cuerpo serrano de la modelo que vende el último yogurt, pero ciertamente resulta más producente aspirar a ser alguien de carne y hueso y asumirnos con nuestras virtudes y defectos. Del mismo modo que el test de personalidad de PARSHIP permite conocernos más, ahondar en nuestros distintos rasgos de personalidad, y asumir nuestros aspectos positivos y negativos en relación a nuestra personalidad, también sería bueno que aceptáramos de buena gana nuestro exterior. En tiempos donde prolifera la rapidez, la importancia de la imagen, hay una proliferación de cursos, talleres de autoestima que nos proponen centrarnos en nuestro interior. De tanto mirar hacia nuestro interior, a veces nos parece pecado mirar hacia nuestro exterior. Precisamente sólo asumiendo nuestro exterior, obtendremos nuestro bienestar interior.

    Lo curioso es que estas presiones en cuanto al físico y la aspiración de la delgadez como una meta grandiosa aparecen tanto en ellas como en ellos. Afortunadamente muchas usuarias de PARSHIP, tanto delgadas como no tan delgadas, han asumido que no podrán tener la delgadez de Kate Moss, ni las piernas de la modelo brasileña Giselle Bündchen, ni los labios de Angelina Jolie, ni el dinero o poder de Madonna. Por su lado, muchos hombres han aprendido que no necesitan tener el físico de Tom Cruise, ni las caras de jóvenes eternos de Johnny Depp o Brad Pitt. Pero han aprendido a quererse y aceptarse como son y ese es el primer paso para tener una sólida autoestima.

    Más sobre: