Raquel Mosquera: 'Sufrí un trastorno de personalidad del que ya estoy restablecida'

—¿Y con tus hermanos?
Está muy bien, nos hemos visto y hay una buena relación. Aprovecho esta pregunta para decir que lo que dijeron sobre mi hermana Silvia es una barbaridad. Ella es una persona muy responsable y seria, que se preocupaba por el centro de belleza. Yo no la despedí. Fue ella quien decidió dejar su puesto de trabajo.
—Ya te has incorporado a tu trabajo en el centro de belleza. Esto, de cara a la opinión pública, quiere decir que ya estás bien física y mentalmente. ¿Cómo llevas este reencuentro con tu empresa?
Lo llevo muy bien, porque a mí siempre me ha gustado estar de cara al público: mi trabajo siempre me ha gustado. Y sigo atendiendo personalmente a mis clientas.
—¿Ha sido muy dura esa vuelta al trabajo?
No me ha sido duro, porque las compañeras que tengo —aprovecho para decir que no es cierto que las haya despedido a todas— me dan mucho cariño y me llevo muy bien con ellas.
—¿Ha bajado mucho la clientela o poco a poco se va recuperando?
Es cierto que todas estas cosas con las que se ha especulado sobre la peluquería, hasta el punto de decir que se había cerrado, no me han beneficiado; al contrario, me han perjudicado mucho. Pero, bueno, con lucha y esfuerzo se va superando todo.
—Sabemos que nunca has querido hablar de Rocío Jurado ni de Rocío Carrasco, pero ante el fallecimiento de la artista y tu presencia en el velatorio, la pregunta es de rigor: ¿Por qué fuiste al velatorio de Rocío Jurado?
Porque así lo sentía, y yo suelo hacer las cosas que siento de corazón; si no, no hubiera ido.
—Se vieron imágenes en las que dabas el pésame a José Ortega Cano. ¿Qué le dijiste en momentos tan duros para él?
Que tuviese fuerzas y mucho ánimo. Que siguiese adelante, que la vida sigue.
—¿Cómo es tu relación con Rocío Carrasco, hija de tu primer marido?
Nunca he querido hablar de ello y tampoco lo quiero hacer ahora.
Otro asunto: Se ha dicho que los relojes que lleva Tony eran, al parecer, de Pedro Carrasco. ¿Qué nos puedes decir al respecto?
A mí, Rocío Carrasco me pidió dos relojes, un Rolex y otro reloj más, y yo se los di en su momento; es decir, cuando me los pidió. Los relojes que pueda llevar mi marido son suyos, porque él los compró. Sólo hay uno que yo le regalé, y no creo que eso sea algo malo.

Al final le preguntamos a Tony:
—Se te ha visto entrar en un hospital. Se comenta que estás enfermo. ¿Qué nos puedes decir al respecto?
Tengo malaria, y esta enfermedad me produce fiebres muy altas, pero no es contagiosa (entre seres humanos) y ya me la estoy tratando. En mi país es muy corriente contraerla.

Más sobre

Regístrate para comentar