Raquel Mosquera: 'Sufrí un trastorno de personalidad del que ya estoy restablecida'

—Por aquella época se habló de un distanciamiento entre tú y tu marido motivado por sus continuos viajes a Nigeria. ¿Qué nos puedes decir al respecto?
Los viajes los realizó de mutuo acuerdo conmigo. El tiene allí a su madre, que es viuda, y a sus hermanos. También tiene negocios de coches y una casa que nos estábamos construyendo. Cuando surge un viaje, Tony siempre me lo consulta. Con relación a la casa, allí es costumbre que, cuando un hijo sale del país y vuelve al cabo de unos años, se acabe construyendo una casa en su pueblo y cerca de su familia. Si Tony se fue a Nigeria fue porque me lo consultó, y yo le dije que fuera.
—Tony declaró en un programa de televisión que forzó tu ingreso en el hospital y posterior tratamiento amenazándote con que si no lo realizabas se separaría de ti. ¿Cómo reaccionaste ante esa situación?
Cuando quieres a una persona, le haces más caso. Si me daba pereza ingresar era por la niña: yo quería estar al lado de mi hija. Mi marido me pidió en varias ocasiones que fuera el médico y que me tratara, porque no me veía bien. Cuando forzó la situación, me di cuenta de que era el momento de hacerlo.
—¿Tu enfermedad estaba agravando realmente la estabilidad familiar?
No hasta ese punto. Lo que agrava la estabilidad familiar, en mi opinión, son, sobre todo, las invenciones y malos entendidos que se pueden llegar a crear por todas las especulaciones y barbaridades que se dicen sin demostrar.
—¿En qué estado se encuentra vuestro matrimonio en la actualidad?
En un estado muy positivo. La niña, lo que nos ha traído ha sido más unión y cariño.
—Por esa época también tuviste problemas con tus padres, con tu familia. Hubo demandas en relación a la niña, intervino la Fiscalía...
Para mí, la familia es muy importante; lo ha sido siempre y quiero que lo siga siendo. Y más ahora, que se han arreglado las cosillas que nos habían afectado con todo lo de mi enfermedad. Hubo problemas, efectivamente, porque se intentó no darme a la niña al salir del hospital. También había una demanda de la Fiscalía por incapacidad, que ha sido desestimada al ver los informes médicos. Por otra parte, la demanda que puse contra mi hermano fue retirada de acuerdo con mi abogado. Finalmente, el Juzgado me ha declarado capaz como mujer, como madre y como persona.
—¿Cómo está en la actualidad vuestra relación con tus padres?
Muy bien. Nos hemos reunido, hemos hablado y la relación es muy positiva. Han visto a su nieta y están encantados con lo grande y guapa que está.

Más sobre: