Raquel Mosquera: 'Sufrí un trastorno de personalidad, pero estoy bien'

Raquel Mosquera, que posa junto a su marido y su hija, se decide a hablar saliendo al paso de cuantas cosas se han dicho sobre ella y su familia. Una Raquel que se nos muestra feliz, enamorada, luchadora y, sobre todo, madre.

—Las pasadas Navidades te pusiste enferma y tuviste que ser ingresada de urgencia en el hospital Puerta de Hierro, de Madrid. ¿Qué te ocurrió en concreto?
Tuve una depresión después del parto, que, unida a todas las barbaridades que decían de mi marido, me arrastró a una crisis nerviosa.
—Se especuló en algunos medios de comunicación que ese ingreso se produjo en contra de tu voluntad.
Eso no es cierto. Yo sabía que no estaba bien y que, para recuperarme, necesitaba ser ingresada para recibir tratamiento. Lo que sucedía era que, con la niña, yo no veía el momento, porque no me quería separar de ella.
—¿Cuál fue el diagnóstico de los especialistas?
Depresión posparto unida a una crisis nerviosa.
—¿Qué fue lo que tú crees que te llevó a ese estado?
Como ya te he dicho, en ese momento acababa de ser madre primeriza y todo el mundo que se acercaba a mí me comentaba todas las barbaridades que se decían sobre mi marido. Me sentía muy mal, y aunque yo luchaba por ser feliz, todo esto desencadenó una crisis nerviosa aguda que desembocó en mi ingreso para ser tratada.
—Posteriormente fuiste trasladada a la clínica López Ibor, especializada en tratamientos psiquiátricos. ¿Qué fue lo que motivó tal traslado?
Vimos, se vio, que era el lugar más indicado para seguir mi tratamiento, porque todo lo que tuve en un principio me llevó a un «trastorno de la personalidad» del que estoy totalmente restablecida. Hoy me siento llena de vida, con mucha ilusión y llena de proyectos. Quiero disfrutar de la vida, de mi hija, de mi marido y de mi familia.

Más sobre: