Como si de una estrella se tratase, o al menos eso debe pensar ella de si misma, Paris Hilton, la rica heredera del imperio hotelero, llegó a Mallorca. Y decimos lo de estrella porque esta jovencita tiene maneras de artista. LLegó con más de una hora de retraso, montada en un hammer limusina, que ya es como la vuelta de tuerca de los coches extra-largos y poniendo morritos y ojitos a todos los fotógtafos que allí se encontraban.

Conocida internacionalmente por sus escándalos, su gusto por las fiestas, alguna que otra aparición en reality shows y sus videos caseros subiditos de tono, ahora ha decidido hacerse cantante. Y como el disco completo aún no lo tiene, París ha decidido que con un sólo single también puede convertirse en el centro de la información mediática.

Durante la rueda de prensa que dió para promocionar un cava en lata, la rubia americana susurró al micrófono frases como 'es la primera vez que estoy en España. Es todo muy excitante. He estado en la playa donde cantaré una de mis canciones. Es muy bonita' y poco más se la escuchó decir.

Más sobre

Regístrate para comentar