Eugenia Martinez de Irujo disfruta de la playa con su hija Cayetana

Eugenia Martínez de Irujo ha dado comienzo a sus vacaciones veraniegas desplazándose a Marbella después de pasar unos días junto a Gonzalo Miró en Madrid. La duquesa de Montoro, que el pasado fin de semana acudió a la boda de la hija de Enrique Cerezo, se ha trasladado a la Costa del Sol, donde suele pasar algunos días todos los veranos, para disfrutar de estas jornadas de descanso junto a su hija, Cayetana, separándose para ello de Gonzalo, quien por su parte tenía otros compromisos estos días. En la primera jornada pasada en la localidad andaluza, Eugenia, vestida con un informal traje de estilo ibicenco, que tanto le gusta llevar en esta época del año, estuvo disfrutando del agradable clima mediterráneo dando un paseo en el que, según comentaron después quienes la reconocieron, realizó numerosas llamadas con su teléfono móvil, con el que también no dejó de enviar mensajes.

¿Quién era el destinatario de su interés en ese momento? Pues, sin duda, Gonzalo Miró, de quien, como decíamos anteriormente, había tenido que separarse. Y es que tras más de un año de relación, todo apunta a que la pareja se encuentra cada día más cerca de formalizar su relación y anunciar públicamente un enlace matrimonial más o menos pronto, teniendo en cuenta, además, que no tienen impedimento legal que se lo impida. Por la tarde, Eugenia, luciendo una estilizada y muy atractiva figura con un biquini rojo, volvió a hacer gala de la estupenda forma física en la que se encuentra —nada que ver con la que tenía hace apenas unos años —y se acercó a la playa cercana a su residencia marbellí para darse un baño con su hija, Cayetana, que llevaba un bañador con dibujos infantiles y letreros estampados. Fue, de alguna manera, el comienzo de la temporada de baños veraniegos en el mar, aprovechando, además, las altas temperaturas que estos días se dejaban sentir en toda España y muy especialmente en Andalucía. Con ellas estuvo también un grupo de amigos con los que suelen coincidir todos los veranos en este lugar.

La duquesa de Montoro se dio en más de una ocasión un refrescante baño, mientras que la pequeña Cayetana permanecía tumbada al sol, ya que, al parecer,se encontraba ese día algo resfriada, por lo que, además, atendiendo las recomendaciones de Eugenia, regresó a la casa desde la playa algo antes que su madre. Todavía les queda mucho verano por delante para poder disfrutarlo juntas, como han hecho otros años. Y lo más probable es que en algún momento se una a ellas Gonzalo Miró, considerado ya por todos los Alba como un miembro más de la familia. Y es que, como es bien sabido, la pareja, que no hace mucho celebraba su primer año de amor en una fiesta está viviendo una relación que es calificada por todos con la palabra inseparables.

Más sobre

Regístrate para comentar
Leer más