Calurosa y emotiva misa funeral en Chipiona por Rocío Jurado

Primero fue el entierro en su tierra, Chipiona, donde Rocío Jurado quería que descansar en paz. Después vino La Almudena en Madrid, San Patricio en Miami, la Catedral de Sevilla y de nuevo su tierra Chipiona, el único sitio que faltaba por celebrar una misa en su recuerdo. A todos, excepto el de Miami al que sólo asistió José Ortega Cano, han acudido todos sus familiares a los que siempre tuvo a su lado. El pasado viernes en la Parroquia de Nuestra Señora de la O de Chipiona (Cádiz) se celebró una misa en recuerdo a "la más grande".

La familia, que acudió al completo, estuvo arropada por los vecinos de Chipiona que dos horas antes de que comenzara el funeral se congregaron en la plaza del Ayuntamiento. La misa fue oficiada por el franciscano José Ramón Martínez de Tobillas, quien pronunció emotivas palabras sobre la tonadillera que hicieron saltar las lágrimas de su hija Rocío, de Ortega Cano y de sus hermanos Gloria o Amador que salieron muy emocionados tras concluir la ceremonia.
Y es que Chipiona es algo muy especial para la familia. Allí Rocío pasaba los veranos y cada siete de septiembre, festividad de la Virgen de Regla, acudía con toda su familia a presenciar la procesión al paso de su casa "Mi abuela Rocío". Era una cita ineludible.

La parroquia estaba adornada para la ocasión con flores blancas, las preferidas de la cantante que habían sido donadas por Fernando Jurado, tío de la cantante. Minutos antes de las diez de la noche llegaban a la parroquia de la O, entre numerosos olés y aplausos, Rocío Carrasco acompañada de Fidel Albiac, Amador Mohedano con su mujer Rosa Benito, Gloria Mohedano con su marido José Antonio y sus hijas, y Rosario Mohedano, todos de riguroso luto.

Más sobre

Regístrate para comentar