El seleccionador inglés declara 'non gratas' a las mujeres de sus jugadores

Según la prensa inglesa, Steve McClaren, nuevo entrenador de la selección inglesa, ha sido muy claro a la hora de hablar de las revoltosas mujeres de sus jugadores: no las quiere cerca mientras ellos están trabajando. Y todo por los pobres resultados de la selección en un Mundial donde Inglaterra perdió contra Portugal; David Beckham, entre lágrimas, declaró que deja vacante su plaza de capitán de la selección que, durante tantos años, ha ejercido con orgullo; o el sueco Sver Goran Eriksson que abandonó la nave presionado por el pobre resultado de Inglaterra en el Mundial 2006... El fracaso deportivo ha provocado que se busque sin compasión al culpable (o a las culpables) de tanta fatalidad sobre el campo.

El nuevo seleccionador nacional, Steve McClaren, no se ha andado con rodeos para extender su dedo acusador frente a ciertas damas, días atrás conocidas como WAG Wives and Girlfriends, quienes durante el Mundial contribuyeron a que los comerciantes de Baden Baden hicieran su agosto. Ellas son, entre otras, Victoria Beckham, Abigail Clancy (novia de Peter Crouch), Coleen McLoughlin, compañera de Rooney, o Cheryl Tweedy, prometida de Ashley Cole.

Vetadas sin excusas
El anterior seleccionador, el sueco Eriksson, creyó que las mujeres de los futbolistas eran una baza segura para potenciar el aire glamouroso del equipo inglés. No parece opinar de igual manera Steve McClaren, quien al poco de aceptar su nuevo cargo ha dejado bien claro que no quiere a las novias y mujeres de los futbolistas revoloteando cerca de donde ellos se concentran y entrenan para las competiciones oficiales.

Es decir, y para que no haya posibilidades de equívoco: ha sugerido que las damas han de quedarse en casita, mientras ellos le dan al esférico con más acierto que últimamente. Al parecer, no es el único que opina de igual manera. Algunos directivos del máximo organismo del fútbol inglés han asegurado que la conducta de las mujeres en el terreno de juego was not nice. Vaya que poca gracia les han hecho sus pases de modelos en las gradas, sus risitas ininterrumpidas, los gestos dirigidos a sus hombres... Sea como sea, la polémica está servida. ¿Y por qué nos da que a Victoria Beckham no le han gustado nada las palabras del seleccionador?

Más sobre: