Alfredo Urdaci, irreconocible para un nuevo programa de televisión

—¿Estamos ante un nuevo Alfredo Urdaci?
No. Tengo mi grado de guasón, como todo el mundo, y como ahora tengo la oportunidad de sacarlo y pasarlo bien, es un divertimento. Mi familia y amigos saben que tengo una cierta capacidad de hacer el indio que, como casi todos, guardamos para los amigos y para cuando el niño no se quiere comer la merluza.
—Antes ya diste a conocer tu vena cómica con los monólogos en el programa «El club de Flo», ¿sabes si doña Letizia te llegó a ver?
Me parece que sí. Como es aficionada a la televisión y amiga de sus amigos, creo que sí.
—¿Qué te dijo?
Me dijo que se había quedado sorprendida, que había sido una sorpresa positiva.
—¿No temes que esto pueda afectar a tu credibilidad profesional?
Desde que dejé los Informativos, hace dos años, he escrito cuatro libros; este verano quiero terminar una novela, he montado una empresa dedicada a la comunicación para gente del deporte, me he dedicado también a hacer asesoría para directivos… Yo he estado muy abierto a muchas cosas sin pensar en qué dirán ahora por hacer el indio en un programa o un cameo con Ana Obregón.
—¿Ha sido como una liberación?
Es una manera de desmelenarse después de estar seis años poniendo cara seria en la tele, ahora puedo poner otro tipo de caras. A mí me ha recordado mucho lo de «El club de Flo» a algo a lo que Televisión Española sacó mucho, que era «Telepasión», donde se veía a Paco Montesdeoca, Pedro Piqueras o María Escario y de repente descubrías que Montesdeoca era un guasón y que a Piqueras le encantaban los tangos..., y resulta divertido.

Más sobre

Regístrate para comentar