Ronaldo olvida los sinsabores del Mundial junto a Raica Oliveira

Cabizbajos, sin apenas asumirlo, los brasileños abandonaron el Mundial de Alemania, por la puerta de atrás. Adiós la alegría de la samba, las banderas amarillas y verdes, la pura fiesta de los seguidores cariocas. Francia, y la veteranía de Zidane, pudo con ellos. Tras este triste final (para ellos, que aspiraban a llevarse a casa, bajo el brazo, con el sudor de sus botas, el sexto campeonato del mundo), cada jugador buscó la fórmula ideal para sobrellevar la tristeza. Y Ronaldo apostó por refugiarse en los bellos brazos de su novia, la modelo Raica Oliveira, en las revoltosas avenidas de Manhattan.

Un hotel VIP para gente VIP
Eligieron nada menos que el prestigioso hotel Gansevoort para alojarse -por la módica cantidad de 5.000 dólares la noche- y desde allí practicaron uno de sus deportes favoritos: ir de compras y dejar que el humo escape de las tarjetas de crédito. Ronaldo no ha sido el único que ha elegido la fórmula de un romántico viaje para olvidar los malos resultados deportivos. Eligió igual fórmula su compañero Ronaldinho, que voló hasta Marbella y buscó el consuelo junto a Alexandra Paresant.

Críticas 'exageradas'
Tras el viaje a Nueva York, la pareja voló hasta Río de Janeiro. Y allí comenzaron los dimes y diretes. Primero, con Raica. Al parecer, la modelo no participará en la próxima edición de la tradicional feria de moda de Sao Paulo, porque ningún diseñador aceptó pagar los altos honorarios que solicitaba la joven. Por su parte, Ronaldo concedió una rueda de prensa donde manifestó que "las críticas al equipo me parecen exageradas", aunque admitió que la actuación de la selección estuvo por debajo de las expectativas generadas. "Pienso que es demasiado buscar un sólo culpable de nuestra eliminación. Brasil no puede ganar cada Copa, incluso aunque seamos el mejor equipo del mundo".

Más sobre

Regístrate para comentar