Carmen Cervera: 'Las niñas se llamarán María del Carmen y Guadalupe Sabina'

Los últimos días los ha pasado navegando por aguas baleares, a bordo del Mata Mua. Es el breve veraneo que se ha concedido a sabiendas de que, en cuestión de semanas, su vida dará un giro radical. Tanto que, de un día para otro, se encontrará como madre de familia numerosa. La baronesa Thyssen, Tita, se prepara para hacer el viaje que cambiará para siempre su vida: en breve, cruzará el Atlántico, rumbo a Estados Unidos, para ver a sus dos hijas. Allí tendrá que permanecer un mínimo de dos semanas y luego... improvisará sobre la marcha. Es consciente de que a partir de ahora será mucho más complicado hacer planes con dos recién nacidas.
Se debate entre trasladarse a su residencia de Sant Feliu de Guixol o establecerse en su casa de Madrid. Todo está en el aire a la espera de la llegada de las niñas. Todo, menos los pies de Tita, firmemente asentados sobre el suelo después de tomar una de las decisiones más importantes de su vida. Y no puede estar más feliz.

-Tita, ¿qué sabes de las niñas?
Las niñas aún no han nacido. En principio, y teniendo en cuenta que en estas cosas las fechas no son exactas, el alumbramiento no se producirá hasta mediados de mes.
-¿Cuándo te marchas?
En breve.
-¿Te sientes preparada ahora para la aventura de la maternidad?
Totalmente, pero como estoy un poco desentrenada, llevaré a dos enfermeras conmigo para que me ayuden a cuidarlas.
-¿Tienes pensado los nombres?
Sí, una se llamará María del Carmen, por mi madre y por mí, y la otra Guadalupe Sabina, porque soy muy devote de la Virgen de Guadalupe y por mi abuela materna Sabina. Luego ella decidirá cuál le gusta más y cómo quiere que la llamen, si Guadalupe o Sabina.
-¿Desde cuándo te rondaba la idea?
Llevaba cinco años con la idea en la cabeza y, finalmente, me he decidido.
-¿Qué te ha hecho decidirte?
Simplemente, era el momento.
-¿Y por qué en Estados Unidos? Porque allí ha sido posible.
¿Conoces a la familia de las niñas?
Sí, conozco a la familia de las niñas, pero hay detalles que se deben mantener en secreto.
-¿Qué tal se lo ha tomado Borja?
Fenomenal. Él me apoya. No quiere que su madre esté sola. Él está encantado con la llegada de sus dos nuevas hermanas.

Desde hace cinco años la idea tomaba forma en la cabeza, pero desde hace meses el proyecto ya era una realidad. De hecho, Carmen nos daba las primeras pistas allá por el mes de mayo. Entonces, nos comentaba que le hubiera gustado ser madre por segunda vez: "Me hubiese encantado, tanto que estoy pensando en adoptar un bebé", decía. Pero los planes fueron cambiando sobre la marcha. Su idea era adoptar un bebé. Sin embargo, de repente se encontró con la noticia de que no era uno, sino dos y que se trataba de dos niñas. Lejos de amedrentarse, la idea le llenó aún de más ilusión. A sus sesenta y tres años, la baronesa se convertirá de esta forma en madre de tres hijos: Borja, de veintiséis años, y las gemelas, que está deseando tener ya en casa para "poder peinarlas y vestirlas con trajes bonitos".

Más sobre: