Cayetano Martínez de Irujo triunfa en la pista y en el palco

Amor y trabajo han formado un tándem perfecto para Cayetano Martínez de Irujo en San Sebastián. El conde de Salvatierra disputaba el LXX Concurso de Saltos Internacional de la ciudad y su mujer, Genoveva Casanova, y sus dos hijos, Luis y Amina, le acompañaron encantados. Genoveva está decidida a seguirle en las competiciones hípicas más importantes, sólo faltará durante sus vacaciones en México, serán quince días visitando a su familia aprovechando que los niños están de vacaciones escolares y su marido en plena temporada. Después, quizás vaya a Ibiza donde la duquesa de Alba tiene una casa y suele pasar unos días en verano.

Genoveva le dio suerte a su marido que se proclamó vencedor en la prueba de potencia, una de los platos fuertes del Concurso de Saltos de San Sebastián, con su caballo Hiver des Ores. Cayetano compartió el primer premio de esta prueba con el francés Yanick Aubin y el británico Graham Lovegrove. En las gradas, Genoveva y los niños festejaron el triunfo.

Tardes en la hípica
Un triunfo que no vivió sólo en la pista del concurso. Cayetano y su guapa mujer demostraron los tres días de competición que están viviendo uno de sus mejores momentos. Felices, unidos y muy enamorados no faltaron besos, mimos, miradas y sonrisas cómplices. Entre prueba y prueba, él iba a las gradas donde su mujer y sus hijos le esperaban. Leyeron juntos el periódico, comentaron las pruebas y no escatimaron muestras de cariño. No pasaban desapercibidos y no lo hubieran hecho ni aunque hubieran sido dos personas anónimas.

Genoveva está especialmente bella, él conserva el atractivo que le hizo ser uno de los solteros de oro más cotizados, están felices y lo hacen saber y junto a sus hijos forman una familia de anuncio

Más sobre: