Carmen Janeiro: 'Jesulín echó a Humberto por hablar mal de su mujer'

Tan simpática como siempre. Ya puede granizar en su vida, que ella siempre aparece con la misma sonrisa. Es la única chica de los Janeiro, pero Carmen también lleva machos en la taleguilla de la vida desde el más profundo respeto y cariño hacia su hermano Jesús, Jesulín de Ubrique, cuya esposa, María José Campanario, está supuestamente implicada en un fraude a la Seguridad Social, como nuestros lectores ya sabrán. La familia ha cerrado filas. No es un verano apacible en «Ambiciones ».Carmen llega al lugar de la entrevista. Tiene tablas televisivas, aunque la sola presencia de una grabadora pueda incomodar al más pintado. Una risa que a lo largo de la conversación se va a convertir en llanto por un hermano.

—De nuevo están las aguas revueltas por «Ambiciones».
La sorpresa que nos hemos llevado todos con lo de María José... Nosotros no sabíamos nada. De hecho, cuando detuvieron a María José, mi madre, mi hermano pequeño y yo estábamos en la inauguración del Casino de Sevilla. Entonces, al llegar a la finca ponemos el telediario y...
—Todo de sopetón.
Hasta que María José no terminó de declarar y regresó a casa no pudimos hablar con ella.
—Y Jesús se fue para el campo.
Efectivamente. Y, como te decía, allí esperamos hasta que mi cuñada llegó. Venía destrozada, llorando y con un ataque de nervios. No podía hablar. Luego, cuando se tranquilizó un poco, nos dijo que sentía mucho todo lo que había pasado, que se metieran con la familia.
—Os explicaría lo sucedido.
Nos dijo que no era nada de lo que estaban contando, que no podía decir nada hasta que no se abriese el sumario y que con su acción nunca tuvo intención alguna de estafar a nadie. Se lo propusieron, aceptó y ya está.
—¿Sabes si Jesús estaba al corriente de todo?
No lo sé, y tampoco me atreví a preguntarle entonces, porque no era el momento.
—Un asunto así, quieras o no, puede llegar a afectar a toda una familia.
También sé que los padres de María José estaban llorando, porque lo de María José ha sido una tontería. Como te decía, se lo han propuesto y lo ha cogido sin pensar todo lo que había detrás. Y ahora se ve ahí metida.
—A veces, en la vida, las cosas hay que pensarlas más de una vez, Carmen.
Ya, pero nosotros,¿qué vamos a hacer? Pues apoyar y ayudar a María José. Eso es lo que tenemos que hacer, porque no vamos a dejarla.¡Que no, hombre!
—También habrá que echar una mano anímica a Jesús.
Sí, aunque, gracias a Dios, no le está afectando profesionalmente, porque está centrado y triunfando. A mi hermano le digo :«Jesús, tú tienes que estar bien».
—Y por si fuera poco, el tema de tu hermano Humberto.
Encima eso.

Más sobre

Regístrate para comentar